Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) SANTO DOMINGO. Seis años atrás los industriales acordaron un grupo de propuestas para avanzar en competitividad y desarrollar al sector. Hoy, en un balance previo al III Congreso de la Industria, asumen que no se logró lo suficiente y que ello puede amenazar lo poco en lo que se avanzó.Somo grupo de medios Martmarg



SANTO DOMINGO. El progresivo deterioro en que se encuentran las carreteras y caminos vecinales de las principales comunidades productivas del Cibao y la región Este del país no sólo está dificultando el transporte de las cosechas a los mercados, sino que amenazan la estabilidad de la producción agrícola.
La situación que afecta por años algunas zonas se agravó en septiembre pasado, tras el paso de los huracanes Irma y María, que destruyeron puentes y aproches en comunidades productoras.
La crítica condición de los caminos afecta a más de 4 mil productores de cacao, 3 mil ganaderos, 200 cosecheros de arroz, y a 4 mil de cítricos y chinolas en poblaciones como Hato Mayor, El Seibo, Higüey, Miches, Sabana de la Mar, La Romana y San Pedro de Macorís.
En el caso de los ganaderos, se da la situación que el ordeño ha tenido que suprimirse, porque los compradores no tienen forma de llegar a las fincas productoras de leche.
Rafael Emilio (Chago) de la Cruz, coordinador en la zona Este de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), explicó que la producción de leche ha caído desde el paso del ciclón María en más de 60%. Las personas que producían 200 litros, ahora sólo llegan a los 50 litros, una parte por el frío, pero principalmente por el mal estado de los caminos vecinales.
Los caminos más afectados en El Seibo, son los que conducen a Magarín, Candelaria, La Cuchillas, Los Botados, Arroyo Grande. Igualmente, los caminos que enlazan a las comunidades de Los Corazones, Candelaria, Los Botados, Pedro Sánchez ya no son transitables.
Tomás Vila, coordinador del Bloque Este de Asociaciones de Productores de Cacao, dijo que el cacao está escaso, con el precio por el suelo, también fruto del mal estado de los caminos “nos terminará llevando a la quiebra”.
Citó entre las zonas más críticas, a Caciquillo, Vicentillo, Las Claras, Las Agustinas, Mancorneta, Limoncillo, Los Mampurios, Los Botados, La Cuchilla, Mancorneta, y otras de Hato Mayor y El Seibo.
Dijo que a Magua y La Lisa de Sabana de la Mar es imposible ir a buscar cacao, debido a que los ríos hicieron ceder los puentes y badenes de la zona.
Ricardo Barceló, del Consorcio Citrícola del Este, advirtió que muchos productores confrontan problemas con la comercialización de la leche y los cítricos, “porque no se puede llegar a las fincas, por el desastre que representan las vías terrestres en todo el Este”.
Productores de arroz, café y chinola, también deploraron la situación de abandono y el poco apoyo que reciben de las autoridades gubernamentales para solucionar la destrucción de los caminos de acceso y penetración a los campos agrícolas.
En ciudades como Hato Mayor, El Seibo, Higuey, Miches, Sabana de la Mar, El Valle, Ramón Santana, Los Llanos y Quisqueya, el tránsito por vía terrestre es imposible en las zonas rurales. Igual situación se observa en Bayaguana, El Valle y Sabana de la Mar.
Bernardo Jiménez, del Bloque Este de Asociaciones Productoras de Cacao, asegura que el mal estado de las vías también afecta la producción de cacao y su entrega a los centros de acopios y comercialización.
Abogó para que el Gobierno inicie un programa de pavimentación fuerte y duradero, que garanticen más de 10 años de uso, a fin de viabilizar el tránsito en el Este.
En los pueblos del Cibao
La otra cara de la historia presenta los sinsabores que atraviesan los productores en el Cibao Central, una de las zonas más productivas del país.
Las quejas y denuncias van dirigidas principalmente al Ministerio de Obras Públicas, al que claman por ayuda.
Durante un amplio recorrido se pudo constatar que cientos de kilómetros de caminos vecinales están intransitables, en las provincias Monseñor Nouel (Bonao), Duarte (San Francisco de Macorís), Hermanas Mirabal, La Vega, Moca (Espaillat) y en la costa norte Puerto Plata.
En la comunidad La Cumbre, en Puerto Plata se están perdiendo frutos como plátanos, yuca, maíz, batata, guineos, rulos y café, conforme lo manifestado por Juan Lantigua, presidente de la junta de vecinos de la comunidad. Las quejas, además, la elevan agricultores de la sección La Lomota, en el municipio Navarrete.
En localidades rurales como Villa Bao, La Chichigua, Ranchito de Piché, Pedro García, Jacagua Arriba, el Níspero y Gurabo, cosecheros agrícolas denunciaron que no pueden sacar sus cosechas a los mercados por el mal estado de los caminos vecinales.
En la provincia Espaillat las comunidades más afectadas son Villa Trina, Gaspar Hernández, Quebrada Honda, Jamao al Norte, Pozo de Palma, Los Bueyes, Las Lagunas, Zafarraya y El Aguacate.
El agricultor Pascual Ramón García dijo que de vez en cuando los tractores del Ministerio de Obras Públicas acuden al lugar “hacen un allante, porque luego se marchan y no vuelven más”.
Sostuvo que debido al mal estado de la carretera, no sólo los productos agrícolas no se pueden sacar a los mercados, sino que los pollos, huevos y cerdos que se producen en las granjas se están quedando en los conucos.
Anastasio García, otro agricultor con más de 40 años en la actividad agrícola de Pozo de Palma, asegura que “aquí cuando llueve nadie puede salir”.
En torno a las quejas, el gobernador provincial Diloné Ovalle informó que se está trabajando con brigadas de Obras Públicas en algunas zonas para resolver los problemas de los caminos vecinales.
En las provincias como San Francisco de Macorís, Hermanas Mirabal y La Vega, la situación es crítica, ya que algunos puentes que colapsaron durante las inundaciones del 2017 no han sido reparados.
Es el caso de Cabirmota, en La Vega, donde sus moradores se lanzaron a las calles a exigir la reconstrucción del puente, ya que prácticamente están incomunicados.
En Puerto Plata, los municipios con más dificultades en sus vías terrestres son Altamira, La Isabela, Imbert, Luperón y Maimón.
En esta provincia, además de los cosecheros agrícolas fueron perjudicados por el mal estado de los caminos, los ganaderos, quienes vieron descender sus ventas a las empresas que les compran la leche.
En Altamira, específicamente en el distrito municipal Río Grande, varias comunidades siguen incomunicadas debido a la caída del puente que todavía no ha sido restablecido por las autoridades de Obras Públicas.
Mientras en Bonao, una de las comunidades que lleva varios años reclamando la construcción de su carretera principal es el distrito municipal Arroyo Toro, donde decenas de cosecheros de café y otros rubros no pueden sacar sus cosechas a los mercados.
Desde Cotuí, municipio cabecera de Sánchez Ramírez, cosecheros se unen a las quejas por el mal estado de las carreteras y los caminos vecinales.
Rafael Peña, Roberto Torres y Miguel Ángel Soto, residentes en las comunidades El Jobo, El Canal de la Vija y El Corocito, respectivamente, manifestaron que entre los productos que no pueden transportar a los mercados son plátanos, yuca, café y arroz.
Expresaron que en el 2016 y el año pasado hicieron varias protestas públicas reclamando el arreglo de los caminos vecinales, pero que no fueron complacidos por el Gobierno.
Citaron que otras comunidades con el mismo problema son El Bambú, Las Tres Presas de Chacuey, El Cayo, La Abandonada, Cevicos, Palmar Grande, La Loma de Julia, Sonador y zona Batero.
En Montecristi, donde el año pasado se registraron inundaciones de miles de tareas sembradas de bananos, arroz y otros frutos menores con pérdidas multimillonarias, también los productores agropecuarios confrontan serias dificultades por el mal estado en que se encuentran las vías.
En el distrito municipal Hatillo Palma, los dirigentes campesinos Francisco Antonio Gómez, José Luis Peguero y Primitivo Hidalgo, denunciaron que los cosecheros de café orgánico, yuca, aguacate, frutas y vegetales se ven imposibilitados de transportar sus cosechas por el gran deterioro de las vías públicas.
“No han valido de nada los paros y huelgas que hemos venido haciendo desde hace varios años, los caminos están cada vez en peores condiciones”, comentó Primitivo Hidalgo.
Entre las comunidades que tienen todas sus caminos vecinales deteriorados están Aguacate Luis, Aguas de Palma, Los Uveros, Las Veredas, Las Agüitas, Los Derramaderos y Loma de Solimán.
En la mayoría de los municipios de esta provincia, las asociaciones de cosecheros y juntas de vecinos reclaman constantemente el arreglo de sus caminos y carreteras.
Los efectos de huracanes
Tras el paso de los huracanes Irma y María la situación de las vías terrestres se agravó, dado a que las aguas derribaron puentes y badenes.
Las comunidades más afectadas y donde los caminos son intransitables son Vicentillo, El Lial, Bejucal, Las Agustinas, Caciquillo, La Cuchilla, El Cuey, Los Botados, La Majagua, Magarín, Candelario, Los Plátanos, Los Mampurrios, Viviana, Loma Larga, La Culebra, El Peñón, en la provincia de El Seibo.
En la provincia de Hato Mayor es casi imposible transportarse en vehículo y sacar los frutos por el estado deplorable de los caminos en las comunidades de Mata Palacio, La Lima, La Sierra, Rancho Cosme, Las Taranas, Moña Gorri, Santana, Las Tunas, Sabana Grande, Las Claras, entre otras.
En lo que respecta a los puentes y badenes, unos 20 colapsaron en Hato Mayor, El Seibo, El Valle, Sabana de la Mar, Miches, Pedro Sánchez, Ramón Santana, San José de los Llanos e Higüey. Los más afectados son los que están sobre los ríos Magarín, El Peñón, Los Botados, Soco, Seibo, La Lisa, Magua, El Sano en las provincias El Seibo, San Pedro de Macorís y Hato Mayor.
En plan de lucha
Ante la problemática, los principales dirigentes del Frente Amplio de Lucha Popular (FALPO) y el movimiento social y popular Los Peregrinos, de Moca, anunciaron para el próximo lunes 22 de este mes un paro de labores por 24 horas reclamando el inicio de la reconstrucción de las carreteras rurales y los caminos vecinales en la provincia.
Juan Comprés, coordinador general del movimiento Los Peregrinos, informó que el Gobierno no le ha dejado otra salida que la protesta pública para reclamar las obras que necesitan las comunidades de la zona.
“No valieron tres visitas sorpresas que hizo el presidente Danilo Medina y prometió muchas obras y no se ha iniciado ninguna”, comentó Comprés. La protesta será pacífica, de seis de la mañana del 22 hasta las 6 de la mañana del 23 de este mes.
Pérdidas en cifras
50,000
Mil millones de pesos fueron las pérdidas dejadas en infraestructuras por los huracanes Irma y María.
790,000
Tareas de diferentes tipos de cultivos se vieron afectadas el pasado año por los efectos de las lluvias.
14
Puentes y cinco carreteras, reflejan las estadísticas oficiales como las afectadas por las lluvias que dejaron a su paso por el país, los fenómenos atmosféricos.

Los caminos vecinales están deteriorados en zonas agrícolas del país




SANTO DOMINGO. El progresivo deterioro en que se encuentran las carreteras y caminos vecinales de las principales comunidades productivas del Cibao y la región Este del país no sólo está dificultando el transporte de las cosechas a los mercados, sino que amenazan la estabilidad de la producción agrícola.
La situación que afecta por años algunas zonas se agravó en septiembre pasado, tras el paso de los huracanes Irma y María, que destruyeron puentes y aproches en comunidades productoras.
La crítica condición de los caminos afecta a más de 4 mil productores de cacao, 3 mil ganaderos, 200 cosecheros de arroz, y a 4 mil de cítricos y chinolas en poblaciones como Hato Mayor, El Seibo, Higüey, Miches, Sabana de la Mar, La Romana y San Pedro de Macorís.
En el caso de los ganaderos, se da la situación que el ordeño ha tenido que suprimirse, porque los compradores no tienen forma de llegar a las fincas productoras de leche.
Rafael Emilio (Chago) de la Cruz, coordinador en la zona Este de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), explicó que la producción de leche ha caído desde el paso del ciclón María en más de 60%. Las personas que producían 200 litros, ahora sólo llegan a los 50 litros, una parte por el frío, pero principalmente por el mal estado de los caminos vecinales.
Los caminos más afectados en El Seibo, son los que conducen a Magarín, Candelaria, La Cuchillas, Los Botados, Arroyo Grande. Igualmente, los caminos que enlazan a las comunidades de Los Corazones, Candelaria, Los Botados, Pedro Sánchez ya no son transitables.
Tomás Vila, coordinador del Bloque Este de Asociaciones de Productores de Cacao, dijo que el cacao está escaso, con el precio por el suelo, también fruto del mal estado de los caminos “nos terminará llevando a la quiebra”.
Citó entre las zonas más críticas, a Caciquillo, Vicentillo, Las Claras, Las Agustinas, Mancorneta, Limoncillo, Los Mampurios, Los Botados, La Cuchilla, Mancorneta, y otras de Hato Mayor y El Seibo.
Dijo que a Magua y La Lisa de Sabana de la Mar es imposible ir a buscar cacao, debido a que los ríos hicieron ceder los puentes y badenes de la zona.
Ricardo Barceló, del Consorcio Citrícola del Este, advirtió que muchos productores confrontan problemas con la comercialización de la leche y los cítricos, “porque no se puede llegar a las fincas, por el desastre que representan las vías terrestres en todo el Este”.
Productores de arroz, café y chinola, también deploraron la situación de abandono y el poco apoyo que reciben de las autoridades gubernamentales para solucionar la destrucción de los caminos de acceso y penetración a los campos agrícolas.
En ciudades como Hato Mayor, El Seibo, Higuey, Miches, Sabana de la Mar, El Valle, Ramón Santana, Los Llanos y Quisqueya, el tránsito por vía terrestre es imposible en las zonas rurales. Igual situación se observa en Bayaguana, El Valle y Sabana de la Mar.
Bernardo Jiménez, del Bloque Este de Asociaciones Productoras de Cacao, asegura que el mal estado de las vías también afecta la producción de cacao y su entrega a los centros de acopios y comercialización.
Abogó para que el Gobierno inicie un programa de pavimentación fuerte y duradero, que garanticen más de 10 años de uso, a fin de viabilizar el tránsito en el Este.
En los pueblos del Cibao
La otra cara de la historia presenta los sinsabores que atraviesan los productores en el Cibao Central, una de las zonas más productivas del país.
Las quejas y denuncias van dirigidas principalmente al Ministerio de Obras Públicas, al que claman por ayuda.
Durante un amplio recorrido se pudo constatar que cientos de kilómetros de caminos vecinales están intransitables, en las provincias Monseñor Nouel (Bonao), Duarte (San Francisco de Macorís), Hermanas Mirabal, La Vega, Moca (Espaillat) y en la costa norte Puerto Plata.
En la comunidad La Cumbre, en Puerto Plata se están perdiendo frutos como plátanos, yuca, maíz, batata, guineos, rulos y café, conforme lo manifestado por Juan Lantigua, presidente de la junta de vecinos de la comunidad. Las quejas, además, la elevan agricultores de la sección La Lomota, en el municipio Navarrete.
En localidades rurales como Villa Bao, La Chichigua, Ranchito de Piché, Pedro García, Jacagua Arriba, el Níspero y Gurabo, cosecheros agrícolas denunciaron que no pueden sacar sus cosechas a los mercados por el mal estado de los caminos vecinales.
En la provincia Espaillat las comunidades más afectadas son Villa Trina, Gaspar Hernández, Quebrada Honda, Jamao al Norte, Pozo de Palma, Los Bueyes, Las Lagunas, Zafarraya y El Aguacate.
El agricultor Pascual Ramón García dijo que de vez en cuando los tractores del Ministerio de Obras Públicas acuden al lugar “hacen un allante, porque luego se marchan y no vuelven más”.
Sostuvo que debido al mal estado de la carretera, no sólo los productos agrícolas no se pueden sacar a los mercados, sino que los pollos, huevos y cerdos que se producen en las granjas se están quedando en los conucos.
Anastasio García, otro agricultor con más de 40 años en la actividad agrícola de Pozo de Palma, asegura que “aquí cuando llueve nadie puede salir”.
En torno a las quejas, el gobernador provincial Diloné Ovalle informó que se está trabajando con brigadas de Obras Públicas en algunas zonas para resolver los problemas de los caminos vecinales.
En las provincias como San Francisco de Macorís, Hermanas Mirabal y La Vega, la situación es crítica, ya que algunos puentes que colapsaron durante las inundaciones del 2017 no han sido reparados.
Es el caso de Cabirmota, en La Vega, donde sus moradores se lanzaron a las calles a exigir la reconstrucción del puente, ya que prácticamente están incomunicados.
En Puerto Plata, los municipios con más dificultades en sus vías terrestres son Altamira, La Isabela, Imbert, Luperón y Maimón.
En esta provincia, además de los cosecheros agrícolas fueron perjudicados por el mal estado de los caminos, los ganaderos, quienes vieron descender sus ventas a las empresas que les compran la leche.
En Altamira, específicamente en el distrito municipal Río Grande, varias comunidades siguen incomunicadas debido a la caída del puente que todavía no ha sido restablecido por las autoridades de Obras Públicas.
Mientras en Bonao, una de las comunidades que lleva varios años reclamando la construcción de su carretera principal es el distrito municipal Arroyo Toro, donde decenas de cosecheros de café y otros rubros no pueden sacar sus cosechas a los mercados.
Desde Cotuí, municipio cabecera de Sánchez Ramírez, cosecheros se unen a las quejas por el mal estado de las carreteras y los caminos vecinales.
Rafael Peña, Roberto Torres y Miguel Ángel Soto, residentes en las comunidades El Jobo, El Canal de la Vija y El Corocito, respectivamente, manifestaron que entre los productos que no pueden transportar a los mercados son plátanos, yuca, café y arroz.
Expresaron que en el 2016 y el año pasado hicieron varias protestas públicas reclamando el arreglo de los caminos vecinales, pero que no fueron complacidos por el Gobierno.
Citaron que otras comunidades con el mismo problema son El Bambú, Las Tres Presas de Chacuey, El Cayo, La Abandonada, Cevicos, Palmar Grande, La Loma de Julia, Sonador y zona Batero.
En Montecristi, donde el año pasado se registraron inundaciones de miles de tareas sembradas de bananos, arroz y otros frutos menores con pérdidas multimillonarias, también los productores agropecuarios confrontan serias dificultades por el mal estado en que se encuentran las vías.
En el distrito municipal Hatillo Palma, los dirigentes campesinos Francisco Antonio Gómez, José Luis Peguero y Primitivo Hidalgo, denunciaron que los cosecheros de café orgánico, yuca, aguacate, frutas y vegetales se ven imposibilitados de transportar sus cosechas por el gran deterioro de las vías públicas.
“No han valido de nada los paros y huelgas que hemos venido haciendo desde hace varios años, los caminos están cada vez en peores condiciones”, comentó Primitivo Hidalgo.
Entre las comunidades que tienen todas sus caminos vecinales deteriorados están Aguacate Luis, Aguas de Palma, Los Uveros, Las Veredas, Las Agüitas, Los Derramaderos y Loma de Solimán.
En la mayoría de los municipios de esta provincia, las asociaciones de cosecheros y juntas de vecinos reclaman constantemente el arreglo de sus caminos y carreteras.
Los efectos de huracanes
Tras el paso de los huracanes Irma y María la situación de las vías terrestres se agravó, dado a que las aguas derribaron puentes y badenes.
Las comunidades más afectadas y donde los caminos son intransitables son Vicentillo, El Lial, Bejucal, Las Agustinas, Caciquillo, La Cuchilla, El Cuey, Los Botados, La Majagua, Magarín, Candelario, Los Plátanos, Los Mampurrios, Viviana, Loma Larga, La Culebra, El Peñón, en la provincia de El Seibo.
En la provincia de Hato Mayor es casi imposible transportarse en vehículo y sacar los frutos por el estado deplorable de los caminos en las comunidades de Mata Palacio, La Lima, La Sierra, Rancho Cosme, Las Taranas, Moña Gorri, Santana, Las Tunas, Sabana Grande, Las Claras, entre otras.
En lo que respecta a los puentes y badenes, unos 20 colapsaron en Hato Mayor, El Seibo, El Valle, Sabana de la Mar, Miches, Pedro Sánchez, Ramón Santana, San José de los Llanos e Higüey. Los más afectados son los que están sobre los ríos Magarín, El Peñón, Los Botados, Soco, Seibo, La Lisa, Magua, El Sano en las provincias El Seibo, San Pedro de Macorís y Hato Mayor.
En plan de lucha
Ante la problemática, los principales dirigentes del Frente Amplio de Lucha Popular (FALPO) y el movimiento social y popular Los Peregrinos, de Moca, anunciaron para el próximo lunes 22 de este mes un paro de labores por 24 horas reclamando el inicio de la reconstrucción de las carreteras rurales y los caminos vecinales en la provincia.
Juan Comprés, coordinador general del movimiento Los Peregrinos, informó que el Gobierno no le ha dejado otra salida que la protesta pública para reclamar las obras que necesitan las comunidades de la zona.
“No valieron tres visitas sorpresas que hizo el presidente Danilo Medina y prometió muchas obras y no se ha iniciado ninguna”, comentó Comprés. La protesta será pacífica, de seis de la mañana del 22 hasta las 6 de la mañana del 23 de este mes.
Pérdidas en cifras
50,000
Mil millones de pesos fueron las pérdidas dejadas en infraestructuras por los huracanes Irma y María.
790,000
Tareas de diferentes tipos de cultivos se vieron afectadas el pasado año por los efectos de las lluvias.
14
Puentes y cinco carreteras, reflejan las estadísticas oficiales como las afectadas por las lluvias que dejaron a su paso por el país, los fenómenos atmosféricos.