Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) SANTO DOMINGO. Seis años atrás los industriales acordaron un grupo de propuestas para avanzar en competitividad y desarrollar al sector. Hoy, en un balance previo al III Congreso de la Industria, asumen que no se logró lo suficiente y que ello puede amenazar lo poco en lo que se avanzó.Somo grupo de medios Martmarg


La actriz mexicana lo contó en un artículo en las páginas de opinión de The New York Times, en el que relata la “pesadilla” que sufrió a manos de Weinstein cuando trabajó con el ejecutivo en la producción de la película Frida, sobre la vida de la legendaria artista mexicana Frida Khalo.
“Harvey Weinstein fue también mi monstruo”, se titula el artículo escrito por la misma Hayek, en el que admite que ha tardado mucho en sumar su voz a las que denunciaron los presuntos abusos del productor por miedo a tener que contar lo que le sucedió y por haberse creído que formaba parte de su pasado.
1. Las proposiciones indecentes
Tras lograr con mucho esfuerzo que Weinstein aceptara respaldar su proyecto de hacer una película sobre Frida Khalo, la actriz cuenta que el poderoso productor empezó a acosarla sexualmente. “Poco me podía imaginar que llegó mi turno de decir no”, señala. “No a abrirle la puerta a todas horas en la noche, hotel tras hotel, locación tras locación, donde aparecía inesperadamente, incluyendo una locación donde yo estaba haciendo una película en la cual él ni siquiera estaba involucrado”.
A continuación relata todas las cosas a las que le dijo que no. “No a tomar una ducha con él; no a dejar que me mirara mientras yo tomaba una ducha; no a dejar que me diera un masaje; no a dejar que un amigo suyo desnudo me diera un masaje; no a dejarle que me practicara sexo oral; no a desnudarme con otra mujer; no, no no, no…”.
2. Amenaza de muerte
Tras sus repetidas negativas, Hayek asegura que Weinstein dio rienda suelta a su “ira maquiavélica” en la que alternaba momentos dulces con ataques de furia. En una ocasión, tras otro rechazo, la amenazó de muerte. “Dijo las aterradoras palabras ‘te mataré y no creas que no puedo’ “, recuerda la actriz. “En sus ojos no era una artista, ni siquiera una persona. Era una cosa: ni siquiera alguien, sino un cuerpo”.
3. La forzó a desnudarse con otra actriz
En medio del rodaje de Frida en México, tras supuestamente ponerle enormes obstáculos y exigencias profesionales, asegura que Weinstein la amenazó con cancelar el proyecto si no le agregaba una escena de cama en la que ella, que encarnaba a la pintora, se desnudaba con otra mujer. “Tuve que decir que sí”, reconoce. “Por primera y última vez en mi carrera, tuve un ataque de nervios”. Tuvo que tomarse un tranquilizante para poder rodar la escena, pues no paraba de llorar, le faltaba el aire y no dejaba de vomitar.
4. Temor a ser violada
Asegura que probablemente el hecho de que era amiga de personas cercanas a Weinstein como el director Robert Rodríguez, el director Quentin Tarantino o el actor George Clooney la salvó de ser violada.
5. Olvidar
Tras luchar para que el productor finalmente distribuyera en los cines la película, que acabó ganando varios Oscar, Hayek reconoce que se tragó el orgullo y se quiso olvidar de todo lo que le había pasado. “Cuando lo veía socialmente, sonreía y trataba de recordar su parte buena”.
La mexicana termina el texto denunciando que el ecosistema que ha permitido actuaciones como la de Weinstein se debe a que la mujer ha sido “devaluada” en la industria del cine. “Los hombres acosaban porque podían. Las mujeres, en esta nueva era, hablan porque finalmente podemos”.

Fuente: Peopleenespanol.com

5 revelaciones de Salma Hayek en su denuncia contra Harvey Weinstein.



La actriz mexicana lo contó en un artículo en las páginas de opinión de The New York Times, en el que relata la “pesadilla” que sufrió a manos de Weinstein cuando trabajó con el ejecutivo en la producción de la película Frida, sobre la vida de la legendaria artista mexicana Frida Khalo.
“Harvey Weinstein fue también mi monstruo”, se titula el artículo escrito por la misma Hayek, en el que admite que ha tardado mucho en sumar su voz a las que denunciaron los presuntos abusos del productor por miedo a tener que contar lo que le sucedió y por haberse creído que formaba parte de su pasado.
1. Las proposiciones indecentes
Tras lograr con mucho esfuerzo que Weinstein aceptara respaldar su proyecto de hacer una película sobre Frida Khalo, la actriz cuenta que el poderoso productor empezó a acosarla sexualmente. “Poco me podía imaginar que llegó mi turno de decir no”, señala. “No a abrirle la puerta a todas horas en la noche, hotel tras hotel, locación tras locación, donde aparecía inesperadamente, incluyendo una locación donde yo estaba haciendo una película en la cual él ni siquiera estaba involucrado”.
A continuación relata todas las cosas a las que le dijo que no. “No a tomar una ducha con él; no a dejar que me mirara mientras yo tomaba una ducha; no a dejar que me diera un masaje; no a dejar que un amigo suyo desnudo me diera un masaje; no a dejarle que me practicara sexo oral; no a desnudarme con otra mujer; no, no no, no…”.
2. Amenaza de muerte
Tras sus repetidas negativas, Hayek asegura que Weinstein dio rienda suelta a su “ira maquiavélica” en la que alternaba momentos dulces con ataques de furia. En una ocasión, tras otro rechazo, la amenazó de muerte. “Dijo las aterradoras palabras ‘te mataré y no creas que no puedo’ “, recuerda la actriz. “En sus ojos no era una artista, ni siquiera una persona. Era una cosa: ni siquiera alguien, sino un cuerpo”.
3. La forzó a desnudarse con otra actriz
En medio del rodaje de Frida en México, tras supuestamente ponerle enormes obstáculos y exigencias profesionales, asegura que Weinstein la amenazó con cancelar el proyecto si no le agregaba una escena de cama en la que ella, que encarnaba a la pintora, se desnudaba con otra mujer. “Tuve que decir que sí”, reconoce. “Por primera y última vez en mi carrera, tuve un ataque de nervios”. Tuvo que tomarse un tranquilizante para poder rodar la escena, pues no paraba de llorar, le faltaba el aire y no dejaba de vomitar.
4. Temor a ser violada
Asegura que probablemente el hecho de que era amiga de personas cercanas a Weinstein como el director Robert Rodríguez, el director Quentin Tarantino o el actor George Clooney la salvó de ser violada.
5. Olvidar
Tras luchar para que el productor finalmente distribuyera en los cines la película, que acabó ganando varios Oscar, Hayek reconoce que se tragó el orgullo y se quiso olvidar de todo lo que le había pasado. “Cuando lo veía socialmente, sonreía y trataba de recordar su parte buena”.
La mexicana termina el texto denunciando que el ecosistema que ha permitido actuaciones como la de Weinstein se debe a que la mujer ha sido “devaluada” en la industria del cine. “Los hombres acosaban porque podían. Las mujeres, en esta nueva era, hablan porque finalmente podemos”.

Fuente: Peopleenespanol.com