Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) Pareja de Quirinito niega fuera detenida dice que fue a la Procuraduría a entregar documentos (TODOEXITO.NET) Índice de la Actividad Manufacturera se coloca por debajo de 50 puntos (TODOEXITO.NET) Empieza mañana XII Congreso Dominicano de Historia “El Caribe en el siglo XVII” (TODOEXITO.NET) Madre recibe RD$54 mil de ayuda, pero trasplante a su bebé cuesta RD$6 millones (TODOEXITO.NET) Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán ( TODOEXITO.NET) Inglés detenido por muerte de dos holandeses en El Seibo sería deportado en las próximas horas (TODOEXITO.NET) Adrian Beltré: “Sé que tengo que trabajar todos los días para ser mejor que cualquiera que esté cerca de mí” (TODOEXITO.NET) Reporte del FBI: Suben crímenes de odio por segundo año consecutivo. somos Grup.Martmarg


Wanda Méndez
Santo Domingo
A las autoridades de la Escuela de Enfermería de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD),  les preocupa la cantidad de extranjeros que están  ejerciendo la enfermería en el país sin revalidar su título, lo cual califican como un peligro.La UASD es la única universidad en el país que está facultada para aprobar esa reválida, que permite a los profesionales de otras naciones trabajar en la Rep?blica Dominicana,  para lo cual deben cumplir con una serie de requisitos, que incluye un período de prácticas y teorías, además de agotar  algunos trámites administrativos.
En el período 2014-2017   homologaron sus  títulos 6  enfermeras extranjeras y están en proceso de aprobación otras 8 solicitudes, la cuales son tramitadas principalmente por nacionales de Venezuela, además de Puerto Rico, Cuba  y México.
La directora de la Escuela de Enfermería de la UASD, Meregilda Familia, y la coordinadora de la Cátedra Clínica Quirúrgica,  María Virtudes Méndez, expusieron que han detectado en las solicitudes de revalidación que muchas enfermeras extranjeras no provienen de universidades, sino de institutos,  que no tienen los créditos requeridos para ser avalados.  
La profesora María Virtudes Méndez expuso que muchas extranjeras que han solicitado son solo bachiller, porque han  aprendido el oficio a nivel técnico en su país. Considera que en el país hace falta regulación por parte del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, y supervisión del Servicio Nacional de Salud (SNS).  
“Tienen que hacer todo lo que hacemos las que nos vamos de aquí”, puntualizó María Virtudes, quien ejerció por cuatro años en Puerto Rico, donde realizó dos especialidades.  
Sostuvo que  en Puerto Rico  no le podía poner la mano a un paciente hasta que tuviera su licencia para ejercer la carrera, que cursó en la UASD en el año 1982.   
 “Como son extranjeros, muchas clínicas los tienen trabajando,  con un bajo salario y sin haber pasado por la reválida que deben hacer”, advirtió.  
Reconoce que hay enfermeras venezolanas muy buenas y que con ellas van a trabajar en  una especialidad en cuidados intensivos, pero enfatizó que tendrán que revalidar.
Meregilda Familia y María Virtudes Méndez perciben que en el país hay una confusión sobre la profesión de la enfermería, porque se le llama así a cualquier persona que haga un curso de varios meses  en un instituto.  
Afirman que enfermera es todo profesional que ha cursado una carrera universitaria, que lleva una duración de cuatro años.  
Con ello, también, ambas autoridades de la academia, se oponen a que se les llame enfermeras a las auxiliares de enfermería, ya sea extranjera o dominicana.  
Necesitan equipos modernos
Las catedráticas, a la vez que alertaron sobre el ejercicio irregular de las enfermeras extranjeras, expsusieron las limitaciones de la  escuela de enfermería de la UASD.
La directora de la Escuela, Meregilda Familia, precisó que  necesitan  simuladores de alta fidelidad,    ya que están trabajando con equipos que no son modernos, lo cual constituye una limitación para las estudiantes de enfermería al momento de  realizar prácticas.
Dijo que han hecho pedido al Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología de las cosas que necesitan, pero que no han recibido respuestas.
“Ojalá alguien pueda darle a la universidad del Estado algunos simuladores de alta fidelidad, porque hay universidades privadas que lo tienen, pero nosotros no”, manifestó Meregilda.
Sostuvo que los aparatos que tienen, de baja fidelidad, permiten a los estudiantes hacer prácticas, pero manifestó que si se hace un procedimiento con uno de ellos no provoca la reacción que permiten  los de alta fidelidad.
“Con el de alta fidelidad, si le duele, uno lo puede accionar para que lloren, pestañeen, se quejen, pero los de baja fidelidad no hacen nada”, subrayó.  
Además de equipos modernos,  la escuela requiere de más espacio para ampliar los laboratorios, porque la carrera se imparte en nueve centros regionales y en la sede.
Necesitan ampliación de los laboratorios  de acuerdo con las exigencias del Mescyt, las exigencias sociales y al perfil poblacional.
De ahí que Meregilda señaló que les hace falta una unidad de adulto mayor, o de envejeciente.
Subrayó que la población de envejecientes es la que se espera a futuro, por lo cual considera hay que crear una unidad en el laboratorio donde los estudiantes puedan recibir las prácticas.
En el aspecto gerencial, Meregilda y María Virtudes señalaron  que las enfermeras no son tomadas en cuenta para los puestos de dirección, aunque tengan la preparación y la capacidad para desempeñarlos.
Sostienen que los concursos que se realizan con esos fines no son transparentes.
Citaron el caso de una enfermera de San Cristóbal, que pasó la prueba para un puesto de dirección en el hospital Juan Pablo Pina, de esa ciudad, y que no se lo dieron, para privilegiar a un médico.
María Virtudes entiende que en materia de salud, en el país no se va a llegar donde se aspira, porque no se trabaja con una visión de equipo y porque, además, no se valoran los conocimientos sino las preferencias políticas.
“Estamos en un país donde solamente se miran los colores partidarios, no se miran los talentos”, afirmó María Virtudes, y a seguidas precisó: “La política mató el currículo”.
 _Reportaje))  Ejercicio de la enfermería ((Dos catedráticas de la UASD externan preocupación por la falta de regulación del ejercicio de enfermeras extranjeras, porque perciben representa un peligro, debido a que  han detectado que muchas no son profesionales.  XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me renim sepipoeias apoa.
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me renim setiame delli epicorum.
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorurenim sepipoeias apoa mesma m alla quae della renim delli epicorum.
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorumrenim sepipoeias apoa mesma  alla quae della  
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorumrenim sepipoeias XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorumrenim sepipoeias
epicorum quae ser eni me Wanda Méndez
Santo Domingo
A las autoridades de la Escuela de Enfermería de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) les preocupa la cantidad de extranjeros que ejercen la enfermería en el país sin revalidar su título, lo cual califican como un peligro.
La UASD es la única universidad en el país que está facultada para aprobar esa reválida, que permite a los profesionales de otras naciones trabajar en la República Dominicana, para lo cual deben cumplir con una serie de requisitos que incluyen un período de prácticas y teorías, además de agotar algunos trámites administrativos.
En el período 2014-2017 homologaron sus títulos seis  enfermeras extranjeras y están en proceso de aprobación otras ocho solicitudes, las cuales son tramitadas principalmente por personas procedentes de Venezuela, aPuerto Rico, Cuba y México.
La directora de la Escuela de Enfermería de la UASD, Meregilda Familia, y la coordinadora de la Cátedra Clínica Quirúrgica,  María Virtudes Méndez, expusieron que han detectado en las solicitudes de revalidación que muchas enfermeras extranjeras no provienen de universidades, sino de institutos, que no tienen los créditos requeridos para ser avalados.  
La profesora María Virtudes Méndez expuso que muchas extranjeras que han solicitado son solo bachiller, porque han aprendido el oficio a nivel técnico en su país. Considera que en el país hace falta regulación por parte del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, y supervisión del Servicio Nacional de Salud (SNS).  
“Tienen que hacer todo lo que hacemos las que nos vamos de aquí”, puntualizó María Virtudes, quien ejerció por cuatro años en Puerto Rico, donde realizó dos especialidades. Dijo que  en Puerto Rico no le podía poner la mano a un paciente hasta que tuviera su licencia para ejercer la carrera, que cursó en la UASD en el 1982.   
“Como son extranjeros, muchas clínicas los tienen trabajando, con un bajo salario, y sin haber pasado por la reválida que deben hacer”, advirtió.
Reconoce que hay enfermeras venezolanas muy buenas y que con ellas van a trabajar en una especialidad en cuidados intensivos, pero enfatizó que tendrán que revalidar.
Familia y Méndez perciben que en el país hay una confusión sobre la profesión de la enfermería, porque se le llama así a cualquiera que haga un curso de varios meses  en un instituto.  
Afirman que enfermera es todo profesional que ha cursado una carrera universitaria, que lleva una duración de cuatro años.  
Con ello, también, ambas autoridades de la academia, se oponen a que se les llame enfermeras a las auxiliares de enfermería, ya sea extranjera o dominicana.  
Necesitan equipos modernos
Las catedráticas, a la vez que alertaron sobre el ejercicio irregular de las enfermeras extranjeras, expusieron las limitaciones de la  escuela de enfermería de la UASD. La directora de la Escuela, Meregilda Familia, precisó que necesitan simuladores de alta fidelidad, ya que están trabajando con equipos que no son modernos, lo cual constituye una limitación para las estudiantes de enfermería al momento de realizar prácticas. Dijo que han hecho pedido al Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología de las cosas que necesitan, pero no han recibido respuestas.
“Ojalá alguien pueda darle a la universidad del Estado algunos simuladores de alta fidelidad, porque hay universidades privadas que lo tienen, pero nosotros no”, manifestó Meregilda.
Sostuvo que los aparatos que tienen, de baja fidelidad, permiten a los estudiantes hacer prácticas, pero manifestó que si se hace un procedimiento con uno de ellos no provoca la reacción que permiten  los de alta fidelidad.
Además de equipos modernos, la escuela requiere de más espacio para ampliar los laboratorios, porque la carrera se imparte en nueve centros regionales y en la sede. Necesitan ampliación de los laboratorios  de acuerdo con las exigencias del Mescyt, las exigencias sociales y al perfil poblacional. De ahí que Meregilda señaló que les hace falta una unidad de adulto mayor, o de envejeciente. En el aspecto gerencial, Meregilda y María Virtudes señalaron que las enfermeras no son tomadas en cuenta para los puestos de dirección, aunque tengan la preparación y la capacidad para desempeñarlos. Los concursos que se realizan con esos fines no son transparentes.
Citaron el caso de una enfermera en San Cristóbal, que pasó la prueba para un puesto de dirección en el hospital Juan Pablo Pina, de esa ciudad, y que no se lo dieron, para privilegiar a un médico.
María Virtudes entiende que en materia de salud, en el país no se va a llegar donde se aspira, porque no se trabaja con una visión de equipo, y porque, además, no se valoran los conocimientos sino las preferencias políticas. “Estamos en un país donde solamente se miran los colores partidarios; no se miran los talentos”, afirmó María Virtudes, y a seguidas precisó: “La política mató el currículo”.

Enfermeras extranjeras ejercen sin convalidar



Wanda Méndez
Santo Domingo
A las autoridades de la Escuela de Enfermería de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD),  les preocupa la cantidad de extranjeros que están  ejerciendo la enfermería en el país sin revalidar su título, lo cual califican como un peligro.La UASD es la única universidad en el país que está facultada para aprobar esa reválida, que permite a los profesionales de otras naciones trabajar en la Rep?blica Dominicana,  para lo cual deben cumplir con una serie de requisitos, que incluye un período de prácticas y teorías, además de agotar  algunos trámites administrativos.
En el período 2014-2017   homologaron sus  títulos 6  enfermeras extranjeras y están en proceso de aprobación otras 8 solicitudes, la cuales son tramitadas principalmente por nacionales de Venezuela, además de Puerto Rico, Cuba  y México.
La directora de la Escuela de Enfermería de la UASD, Meregilda Familia, y la coordinadora de la Cátedra Clínica Quirúrgica,  María Virtudes Méndez, expusieron que han detectado en las solicitudes de revalidación que muchas enfermeras extranjeras no provienen de universidades, sino de institutos,  que no tienen los créditos requeridos para ser avalados.  
La profesora María Virtudes Méndez expuso que muchas extranjeras que han solicitado son solo bachiller, porque han  aprendido el oficio a nivel técnico en su país. Considera que en el país hace falta regulación por parte del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, y supervisión del Servicio Nacional de Salud (SNS).  
“Tienen que hacer todo lo que hacemos las que nos vamos de aquí”, puntualizó María Virtudes, quien ejerció por cuatro años en Puerto Rico, donde realizó dos especialidades.  
Sostuvo que  en Puerto Rico  no le podía poner la mano a un paciente hasta que tuviera su licencia para ejercer la carrera, que cursó en la UASD en el año 1982.   
 “Como son extranjeros, muchas clínicas los tienen trabajando,  con un bajo salario y sin haber pasado por la reválida que deben hacer”, advirtió.  
Reconoce que hay enfermeras venezolanas muy buenas y que con ellas van a trabajar en  una especialidad en cuidados intensivos, pero enfatizó que tendrán que revalidar.
Meregilda Familia y María Virtudes Méndez perciben que en el país hay una confusión sobre la profesión de la enfermería, porque se le llama así a cualquier persona que haga un curso de varios meses  en un instituto.  
Afirman que enfermera es todo profesional que ha cursado una carrera universitaria, que lleva una duración de cuatro años.  
Con ello, también, ambas autoridades de la academia, se oponen a que se les llame enfermeras a las auxiliares de enfermería, ya sea extranjera o dominicana.  
Necesitan equipos modernos
Las catedráticas, a la vez que alertaron sobre el ejercicio irregular de las enfermeras extranjeras, expsusieron las limitaciones de la  escuela de enfermería de la UASD.
La directora de la Escuela, Meregilda Familia, precisó que  necesitan  simuladores de alta fidelidad,    ya que están trabajando con equipos que no son modernos, lo cual constituye una limitación para las estudiantes de enfermería al momento de  realizar prácticas.
Dijo que han hecho pedido al Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología de las cosas que necesitan, pero que no han recibido respuestas.
“Ojalá alguien pueda darle a la universidad del Estado algunos simuladores de alta fidelidad, porque hay universidades privadas que lo tienen, pero nosotros no”, manifestó Meregilda.
Sostuvo que los aparatos que tienen, de baja fidelidad, permiten a los estudiantes hacer prácticas, pero manifestó que si se hace un procedimiento con uno de ellos no provoca la reacción que permiten  los de alta fidelidad.
“Con el de alta fidelidad, si le duele, uno lo puede accionar para que lloren, pestañeen, se quejen, pero los de baja fidelidad no hacen nada”, subrayó.  
Además de equipos modernos,  la escuela requiere de más espacio para ampliar los laboratorios, porque la carrera se imparte en nueve centros regionales y en la sede.
Necesitan ampliación de los laboratorios  de acuerdo con las exigencias del Mescyt, las exigencias sociales y al perfil poblacional.
De ahí que Meregilda señaló que les hace falta una unidad de adulto mayor, o de envejeciente.
Subrayó que la población de envejecientes es la que se espera a futuro, por lo cual considera hay que crear una unidad en el laboratorio donde los estudiantes puedan recibir las prácticas.
En el aspecto gerencial, Meregilda y María Virtudes señalaron  que las enfermeras no son tomadas en cuenta para los puestos de dirección, aunque tengan la preparación y la capacidad para desempeñarlos.
Sostienen que los concursos que se realizan con esos fines no son transparentes.
Citaron el caso de una enfermera de San Cristóbal, que pasó la prueba para un puesto de dirección en el hospital Juan Pablo Pina, de esa ciudad, y que no se lo dieron, para privilegiar a un médico.
María Virtudes entiende que en materia de salud, en el país no se va a llegar donde se aspira, porque no se trabaja con una visión de equipo y porque, además, no se valoran los conocimientos sino las preferencias políticas.
“Estamos en un país donde solamente se miran los colores partidarios, no se miran los talentos”, afirmó María Virtudes, y a seguidas precisó: “La política mató el currículo”.
 _Reportaje))  Ejercicio de la enfermería ((Dos catedráticas de la UASD externan preocupación por la falta de regulación del ejercicio de enfermeras extranjeras, porque perciben representa un peligro, debido a que  han detectado que muchas no son profesionales.  XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me renim sepipoeias apoa.
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me renim setiame delli epicorum.
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorurenim sepipoeias apoa mesma m alla quae della renim delli epicorum.
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorumrenim sepipoeias apoa mesma  alla quae della  
XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorumrenim sepipoeias XXXX Ha setiame delli epicorum quae ser eni me sepiepicorumrenim sepipoeias
epicorum quae ser eni me Wanda Méndez
Santo Domingo
A las autoridades de la Escuela de Enfermería de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) les preocupa la cantidad de extranjeros que ejercen la enfermería en el país sin revalidar su título, lo cual califican como un peligro.
La UASD es la única universidad en el país que está facultada para aprobar esa reválida, que permite a los profesionales de otras naciones trabajar en la República Dominicana, para lo cual deben cumplir con una serie de requisitos que incluyen un período de prácticas y teorías, además de agotar algunos trámites administrativos.
En el período 2014-2017 homologaron sus títulos seis  enfermeras extranjeras y están en proceso de aprobación otras ocho solicitudes, las cuales son tramitadas principalmente por personas procedentes de Venezuela, aPuerto Rico, Cuba y México.
La directora de la Escuela de Enfermería de la UASD, Meregilda Familia, y la coordinadora de la Cátedra Clínica Quirúrgica,  María Virtudes Méndez, expusieron que han detectado en las solicitudes de revalidación que muchas enfermeras extranjeras no provienen de universidades, sino de institutos, que no tienen los créditos requeridos para ser avalados.  
La profesora María Virtudes Méndez expuso que muchas extranjeras que han solicitado son solo bachiller, porque han aprendido el oficio a nivel técnico en su país. Considera que en el país hace falta regulación por parte del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, y supervisión del Servicio Nacional de Salud (SNS).  
“Tienen que hacer todo lo que hacemos las que nos vamos de aquí”, puntualizó María Virtudes, quien ejerció por cuatro años en Puerto Rico, donde realizó dos especialidades. Dijo que  en Puerto Rico no le podía poner la mano a un paciente hasta que tuviera su licencia para ejercer la carrera, que cursó en la UASD en el 1982.   
“Como son extranjeros, muchas clínicas los tienen trabajando, con un bajo salario, y sin haber pasado por la reválida que deben hacer”, advirtió.
Reconoce que hay enfermeras venezolanas muy buenas y que con ellas van a trabajar en una especialidad en cuidados intensivos, pero enfatizó que tendrán que revalidar.
Familia y Méndez perciben que en el país hay una confusión sobre la profesión de la enfermería, porque se le llama así a cualquiera que haga un curso de varios meses  en un instituto.  
Afirman que enfermera es todo profesional que ha cursado una carrera universitaria, que lleva una duración de cuatro años.  
Con ello, también, ambas autoridades de la academia, se oponen a que se les llame enfermeras a las auxiliares de enfermería, ya sea extranjera o dominicana.  
Necesitan equipos modernos
Las catedráticas, a la vez que alertaron sobre el ejercicio irregular de las enfermeras extranjeras, expusieron las limitaciones de la  escuela de enfermería de la UASD. La directora de la Escuela, Meregilda Familia, precisó que necesitan simuladores de alta fidelidad, ya que están trabajando con equipos que no son modernos, lo cual constituye una limitación para las estudiantes de enfermería al momento de realizar prácticas. Dijo que han hecho pedido al Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología de las cosas que necesitan, pero no han recibido respuestas.
“Ojalá alguien pueda darle a la universidad del Estado algunos simuladores de alta fidelidad, porque hay universidades privadas que lo tienen, pero nosotros no”, manifestó Meregilda.
Sostuvo que los aparatos que tienen, de baja fidelidad, permiten a los estudiantes hacer prácticas, pero manifestó que si se hace un procedimiento con uno de ellos no provoca la reacción que permiten  los de alta fidelidad.
Además de equipos modernos, la escuela requiere de más espacio para ampliar los laboratorios, porque la carrera se imparte en nueve centros regionales y en la sede. Necesitan ampliación de los laboratorios  de acuerdo con las exigencias del Mescyt, las exigencias sociales y al perfil poblacional. De ahí que Meregilda señaló que les hace falta una unidad de adulto mayor, o de envejeciente. En el aspecto gerencial, Meregilda y María Virtudes señalaron que las enfermeras no son tomadas en cuenta para los puestos de dirección, aunque tengan la preparación y la capacidad para desempeñarlos. Los concursos que se realizan con esos fines no son transparentes.
Citaron el caso de una enfermera en San Cristóbal, que pasó la prueba para un puesto de dirección en el hospital Juan Pablo Pina, de esa ciudad, y que no se lo dieron, para privilegiar a un médico.
María Virtudes entiende que en materia de salud, en el país no se va a llegar donde se aspira, porque no se trabaja con una visión de equipo, y porque, además, no se valoran los conocimientos sino las preferencias políticas. “Estamos en un país donde solamente se miran los colores partidarios; no se miran los talentos”, afirmó María Virtudes, y a seguidas precisó: “La política mató el currículo”.