Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


Ha dicho que “no tiene tiempo para la burocracia” ni “paciencia para Donald Trump”. Y con su ciudad casi en ruinas tras el paso del huracán María, Carmen Yulín Cruz, la alcaldesa de San Juan, la capital de Puerto Rico, ha hecho duras críticas a Washington por la falta de ayuda para el territorio estadounidense.
“Ya no tenemos tiempo para la paciencia”, afirmó. “Le pido al presidente de los Estados Unidos que se asegure de que alguien está a cargo de la tarea de salvar vidas”. “Porque lo que vamos a ver es algo parecido a un genocidio”, declaró.
Cruz ha criticado a la administración de Trump por lo que calificó como una “respuesta inadecuada” de Washington tras el poderoso huracán que dejó a millones de puertorriqueños aislados, sin electricidad y con escasez de agua y alimentos.
La respuesta de Trump, vía Twitter, no se hizo esperar. El sábado, el presidente de EE.UU. criticó a la alcaldesa y a otros líderes puertorriqueños por lo que, dijo, era su falta de liderazgo. “Hay poca capacidad de liderazgo de la alcaldesa de San Juan y otros en Puerto Rico. No son capaces de ayudar a sus trabajadores. Ellos quieren que se les haga todo, cuando debería ser un esfuerzo colectivo”, publicó Trump en su cuenta de Twitter. Y, el domingo, el mandatario siguió su guerra de palabras en la red social. “Hemos hecho un trabajo grandioso en una situación casi imposible en Puerto Rico. Fuera de las Noticias Falsas o de los ingratos políticamente motivados…”, escribió Trump.
En Puerto Rico pocos están sorprendidos por la forma directa como Cruz se ha enfrentado a Trump.
En su segundo mandato como alcaldesa, Cruz, de 54 años, es conocida por la franqueza con la que se expresa y por su tendencia a hablar en términos directos y emotivos.
Tal como le dijo al diario The Guardian, Luis Vega, legislador en la Cámara de Representantes por Puerto Rico, “(Cruz) suele actuar de forma directa, de frente; ella no va a dejar que nadie haga lo que ella no está dispuesta a hacer”.
“No tiene paciencia para la burocracia y esto es lo que necesitamos justo ahora”, declaró Vega.
Cruz nació en San Juan en 1963 y desde su juventud se ha desempeñado como líder. Fue presidenta del consejo estudiantil de su secundaria y durante su adolescencia batió varios récords como capitán del equipo de atletismo. En los 80 viajó a Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Boston, donde se graduó en ciencias políticas. Posteriormente ocupó cargos importantes en compañías privadas, incluidas Westinghouse, Colgate, AT&T y Scotiabank, y en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Tal como dice el diario The New York Times, Cruz es “un producto tanto de la isla como del territorio principal de Estados Unidos”. “Fue una estrella del mundo corporativo estadounidense a quien adoran en los barrios más pobres de la capital de Puerto Rico”.
“También es simpatizante sin remordimientos de Óscar López Rivera, el militante puertorriqueño asociado con un grupo que llevó a cabo una letal campaña de explosiones en Nueva York y otras ciudades en los 1980 y 1980”.
Cruz regresó a la isla en 1992, donde se unió al Partido Popular Democrático (PPD), de centro izquierda, y fue elegida en la Cámara de Representantes del territorio en 2008.
En 2012, después de haber trabajado varios años con el alcalde de San Juan, se postuló a la alcaldía dela capital con un programa que favorecía la igualdad de género, los derechos de la comunidad LGBT y de los discapacitados y un plan para los servicios de salud universales.
Su partido, asimismo, favorecía la asociación actual de Puerto Rico con Estados Unidos, a diferencia de otras agrupaciones que apoyaban la total independencia o la vinculación como un Estado. Quienes la conocen la describen como “obstinada, testadura y luchadora”,cualidades que ciertamente ha demostrado en los últimos días en medio de la devastación que dejó el huracán María. “Ya dejé a un lado la amabilidad”, declaró el viernes en una conferencia de prensa. “Ya no soy políticamente correcta. Estoy furiosa y no aguanto más, así que les pido a los miembros de la prensa que envíen esta señal de auxilio a todo el mundo”.
Fuente. Msn.com

Quién es la alcaldesa de Puerto Rico que se enfrentó a Donald Trump.



Ha dicho que “no tiene tiempo para la burocracia” ni “paciencia para Donald Trump”. Y con su ciudad casi en ruinas tras el paso del huracán María, Carmen Yulín Cruz, la alcaldesa de San Juan, la capital de Puerto Rico, ha hecho duras críticas a Washington por la falta de ayuda para el territorio estadounidense.
“Ya no tenemos tiempo para la paciencia”, afirmó. “Le pido al presidente de los Estados Unidos que se asegure de que alguien está a cargo de la tarea de salvar vidas”. “Porque lo que vamos a ver es algo parecido a un genocidio”, declaró.
Cruz ha criticado a la administración de Trump por lo que calificó como una “respuesta inadecuada” de Washington tras el poderoso huracán que dejó a millones de puertorriqueños aislados, sin electricidad y con escasez de agua y alimentos.
La respuesta de Trump, vía Twitter, no se hizo esperar. El sábado, el presidente de EE.UU. criticó a la alcaldesa y a otros líderes puertorriqueños por lo que, dijo, era su falta de liderazgo. “Hay poca capacidad de liderazgo de la alcaldesa de San Juan y otros en Puerto Rico. No son capaces de ayudar a sus trabajadores. Ellos quieren que se les haga todo, cuando debería ser un esfuerzo colectivo”, publicó Trump en su cuenta de Twitter. Y, el domingo, el mandatario siguió su guerra de palabras en la red social. “Hemos hecho un trabajo grandioso en una situación casi imposible en Puerto Rico. Fuera de las Noticias Falsas o de los ingratos políticamente motivados…”, escribió Trump.
En Puerto Rico pocos están sorprendidos por la forma directa como Cruz se ha enfrentado a Trump.
En su segundo mandato como alcaldesa, Cruz, de 54 años, es conocida por la franqueza con la que se expresa y por su tendencia a hablar en términos directos y emotivos.
Tal como le dijo al diario The Guardian, Luis Vega, legislador en la Cámara de Representantes por Puerto Rico, “(Cruz) suele actuar de forma directa, de frente; ella no va a dejar que nadie haga lo que ella no está dispuesta a hacer”.
“No tiene paciencia para la burocracia y esto es lo que necesitamos justo ahora”, declaró Vega.
Cruz nació en San Juan en 1963 y desde su juventud se ha desempeñado como líder. Fue presidenta del consejo estudiantil de su secundaria y durante su adolescencia batió varios récords como capitán del equipo de atletismo. En los 80 viajó a Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Boston, donde se graduó en ciencias políticas. Posteriormente ocupó cargos importantes en compañías privadas, incluidas Westinghouse, Colgate, AT&T y Scotiabank, y en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Tal como dice el diario The New York Times, Cruz es “un producto tanto de la isla como del territorio principal de Estados Unidos”. “Fue una estrella del mundo corporativo estadounidense a quien adoran en los barrios más pobres de la capital de Puerto Rico”.
“También es simpatizante sin remordimientos de Óscar López Rivera, el militante puertorriqueño asociado con un grupo que llevó a cabo una letal campaña de explosiones en Nueva York y otras ciudades en los 1980 y 1980”.
Cruz regresó a la isla en 1992, donde se unió al Partido Popular Democrático (PPD), de centro izquierda, y fue elegida en la Cámara de Representantes del territorio en 2008.
En 2012, después de haber trabajado varios años con el alcalde de San Juan, se postuló a la alcaldía dela capital con un programa que favorecía la igualdad de género, los derechos de la comunidad LGBT y de los discapacitados y un plan para los servicios de salud universales.
Su partido, asimismo, favorecía la asociación actual de Puerto Rico con Estados Unidos, a diferencia de otras agrupaciones que apoyaban la total independencia o la vinculación como un Estado. Quienes la conocen la describen como “obstinada, testadura y luchadora”,cualidades que ciertamente ha demostrado en los últimos días en medio de la devastación que dejó el huracán María. “Ya dejé a un lado la amabilidad”, declaró el viernes en una conferencia de prensa. “Ya no soy políticamente correcta. Estoy furiosa y no aguanto más, así que les pido a los miembros de la prensa que envíen esta señal de auxilio a todo el mundo”.
Fuente. Msn.com