Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) Pareja de Quirinito niega fuera detenida dice que fue a la Procuraduría a entregar documentos (TODOEXITO.NET) Índice de la Actividad Manufacturera se coloca por debajo de 50 puntos (TODOEXITO.NET) Empieza mañana XII Congreso Dominicano de Historia “El Caribe en el siglo XVII” (TODOEXITO.NET) Madre recibe RD$54 mil de ayuda, pero trasplante a su bebé cuesta RD$6 millones (TODOEXITO.NET) Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán ( TODOEXITO.NET) Inglés detenido por muerte de dos holandeses en El Seibo sería deportado en las próximas horas (TODOEXITO.NET) Adrian Beltré: “Sé que tengo que trabajar todos los días para ser mejor que cualquiera que esté cerca de mí” (TODOEXITO.NET) Reporte del FBI: Suben crímenes de odio por segundo año consecutivo. somos Grup.Martmarg



SANTO DOMINGO. A pesar de las medidas preventivas asumidas por la República Dominicana para contrarrestar cualquier eventualidad ante la salida de la Misión de Estabilización en Haití (Minustah), el tema de la seguridad fronteriza sigue generando preocupación y recelo a lo interno.
La situación se registra, no sólo por temor a un incremento de la criminalidad en el vecino país, sino por los nuevos mecanismos de protección que vendrían a implementarse y que involucrarían la participación dominicana en un Cuerpo Policial Fronterizo.
Las dudas afloran, debido a que todavía no hay informaciones oficiales sobre el mecanismo de operación de lo que sería el nuevo cuerpo uniformado.
El tema es analizado por el exdirector de Migración, José Ricardo Taveras, quien plantea las situaciones jurídicas que se desprenden de dicha iniciativa. De plano, advierte sería inconstitucional, porque la Carta Magna establece que la seguridad en la frontera es responsabilidad única de las Fuerzas Armadas (Ministerio de Defensa) y no un asunto policial.
En consecuencia sostiene que su factibilidad estaría destinada al fracaso.
“Eso sería absolutamente inconstitucional porque el resguardo del espacio del territorio nacional tiene que ser obligatoriamente por mandato constitucional de organismo de seguridad del Estado”, aduce.
Explicó que en virtud a la legalidad, sólo sería posible una unidad de cooperación de intercambio de informaciones policiales, sobre todo de inteligencia. Conforme al embajador dominicano en Haití, Alberto Despradel, se trabaja en la integración de un Cuerpo Policial Fronterizo que contará con la cooperación de Canadá.
A decir de Taveras, una policía binacional sería improcedente, y asegura que lo más conveniente es el intercambio de informaciones.
El tema de la seguridad fronteriza llevó al experto en asuntos migratorio Juan Manuel Rosario, a recomendar a las autoridades tomar acciones para garantizar que cualquier eventualidad al otro lado no afecte el país.
Por la salida de la Minustah, 800 nuevos uniformados fueron sumados a la seguridad de la frontera, aunque desde el pasado lunes inició la Misión para el Apoyo a la Justicia en Haití (Minujusth) integrada por 7 unidades de Policía con 1,275 oficiales y 350 civiles.
Otras iniciativas
En el 2014, en la segunda ronda de diálogo de la Comisión Binacional de República Dominicana y Haití, celebrada en Jimaní, las autoridades policiales de ambas naciones acordaron desarrollar acciones conjuntas.
Establecieron un Plan de Cooperación que incluía la formación, creación de agregaduría policial, enlaces regionales, estructura de control, intercambios de información de inteligencia, investigación criminal, búsqueda y captura de prófugos . La idea era designar un oficial policial como agregado en las respectivas embajadas.

La seguridad en la frontera con Haití genera preocupación y recelo entre dominicanos




SANTO DOMINGO. A pesar de las medidas preventivas asumidas por la República Dominicana para contrarrestar cualquier eventualidad ante la salida de la Misión de Estabilización en Haití (Minustah), el tema de la seguridad fronteriza sigue generando preocupación y recelo a lo interno.
La situación se registra, no sólo por temor a un incremento de la criminalidad en el vecino país, sino por los nuevos mecanismos de protección que vendrían a implementarse y que involucrarían la participación dominicana en un Cuerpo Policial Fronterizo.
Las dudas afloran, debido a que todavía no hay informaciones oficiales sobre el mecanismo de operación de lo que sería el nuevo cuerpo uniformado.
El tema es analizado por el exdirector de Migración, José Ricardo Taveras, quien plantea las situaciones jurídicas que se desprenden de dicha iniciativa. De plano, advierte sería inconstitucional, porque la Carta Magna establece que la seguridad en la frontera es responsabilidad única de las Fuerzas Armadas (Ministerio de Defensa) y no un asunto policial.
En consecuencia sostiene que su factibilidad estaría destinada al fracaso.
“Eso sería absolutamente inconstitucional porque el resguardo del espacio del territorio nacional tiene que ser obligatoriamente por mandato constitucional de organismo de seguridad del Estado”, aduce.
Explicó que en virtud a la legalidad, sólo sería posible una unidad de cooperación de intercambio de informaciones policiales, sobre todo de inteligencia. Conforme al embajador dominicano en Haití, Alberto Despradel, se trabaja en la integración de un Cuerpo Policial Fronterizo que contará con la cooperación de Canadá.
A decir de Taveras, una policía binacional sería improcedente, y asegura que lo más conveniente es el intercambio de informaciones.
El tema de la seguridad fronteriza llevó al experto en asuntos migratorio Juan Manuel Rosario, a recomendar a las autoridades tomar acciones para garantizar que cualquier eventualidad al otro lado no afecte el país.
Por la salida de la Minustah, 800 nuevos uniformados fueron sumados a la seguridad de la frontera, aunque desde el pasado lunes inició la Misión para el Apoyo a la Justicia en Haití (Minujusth) integrada por 7 unidades de Policía con 1,275 oficiales y 350 civiles.
Otras iniciativas
En el 2014, en la segunda ronda de diálogo de la Comisión Binacional de República Dominicana y Haití, celebrada en Jimaní, las autoridades policiales de ambas naciones acordaron desarrollar acciones conjuntas.
Establecieron un Plan de Cooperación que incluía la formación, creación de agregaduría policial, enlaces regionales, estructura de control, intercambios de información de inteligencia, investigación criminal, búsqueda y captura de prófugos . La idea era designar un oficial policial como agregado en las respectivas embajadas.