Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


Hugh Hefner, fundador de Playboy Enterprises Inc., falleció por causas naturales a los 91 años en su casa de Los Ángeles. La propia revista confirmó la muerte en este tuit.
Nacido en Chicago en 1926, Hefner fundó Playboy en 1953 después de que los directivos de la revista Esquire le negaran un aumento de cinco dólares en su sueldo.
Comenzó su imperio erótico con 8,000 dólares y logró rentabilizarlo hasta obtener ganancias millonarias y expandir su concepto por varias plataformas, incluyendo la televisión.
“La vida es demasiado corta para vivir el sueño de otra persona”, decía Hefner, cuya marca pionera jugó un papel importante en la actitud cambiante del siglo XX hacia la sexualidad.
Pese a que Hefner fue definido como un defensor de la igualdad racial, hasta 2015, la icónica revista erótica, solo privilegió en su portada a mujeres negras en 14 ocasiones, forjando un prototipo de mujer blanca y rubia como mito sexual.
Por Playboy desfilaron 715 mujeres, desde Marilyn Monroe, hasta incontables reinas de belleza y estrellas del mundo del entretenimiento. Pamela Anderson estuvo en 14 portadas de la publicación.
En los primeros años, las tapas fueron más diversas. Por ejemplo, en la década del 60, la mayoría de mujeres tenía cabello oscuro o pelirrojo. Esa línea cambió a partir de los 80, cuando irrumpieron las rubias, quienes reinaron por treinta años hasta que cedieron espacio, a partir de 2010. En apenas 1.8% de las portadas aparecieron mujeres de raza negra.
Bajo la dirección de Hefner, Playboy publicó la primera foto de una afroestadounidense, Darine Stern, en la portada de octubre de 1971; en noviembre de 1975 mostró a la modelo Patricia Margot McClain a punto de masturbarse en un cine.
“Playboy les presenta a sus lectores y a la sociedad, de manera más general, un cuadro en que los atributos más importantes de las mujeres son su belleza y su atractivo sexual por encima de su intelecto, su potencial de liderazgo y su personalidad”, afirmó la sicóloga Sarah Gervais, profesora asociada del Departamento de Sicología de la Universidad Lincoln-Nebraska y especialista en temas de deshumanización de la mujer, prejuicio y acoso sexual para el especial de Univision Noticias: Playboy al desnudo.
El propio Hefner fue una vitrina de los excesos, acompañado siempre de mujeres muy jóvenes y mostrándose en bata de baño, fumando pipa y con su sombrero de marino, en su legendaria Mansión Playboy en Los Ángeles, un templo de la frivolidad y el hedonismo.
A mediados de 2016, la Mansión Playboy, escenario de legendarias fiestas organizadas por Hefner, fue vendida a un hombre de negocios estadounidense, hijo de un multimillonario que compró la marca de panecillos Twinkie.
Según los términos del acuerdo, Hefner podría seguir viviendo hasta el fin de sus días en esta célebre casa de estilo gótico, valorada en 200 millones de dólares.
Elvis habría dormido con ocho ‘conejitas’ a la vez en la casa de 12 cuartos, mientras que John Lennon quemó un Matisse al dejar tirado negligentemente su cigarrillo.

Muere Hugh Hefner el fundador de Playboy.



Hugh Hefner, fundador de Playboy Enterprises Inc., falleció por causas naturales a los 91 años en su casa de Los Ángeles. La propia revista confirmó la muerte en este tuit.
Nacido en Chicago en 1926, Hefner fundó Playboy en 1953 después de que los directivos de la revista Esquire le negaran un aumento de cinco dólares en su sueldo.
Comenzó su imperio erótico con 8,000 dólares y logró rentabilizarlo hasta obtener ganancias millonarias y expandir su concepto por varias plataformas, incluyendo la televisión.
“La vida es demasiado corta para vivir el sueño de otra persona”, decía Hefner, cuya marca pionera jugó un papel importante en la actitud cambiante del siglo XX hacia la sexualidad.
Pese a que Hefner fue definido como un defensor de la igualdad racial, hasta 2015, la icónica revista erótica, solo privilegió en su portada a mujeres negras en 14 ocasiones, forjando un prototipo de mujer blanca y rubia como mito sexual.
Por Playboy desfilaron 715 mujeres, desde Marilyn Monroe, hasta incontables reinas de belleza y estrellas del mundo del entretenimiento. Pamela Anderson estuvo en 14 portadas de la publicación.
En los primeros años, las tapas fueron más diversas. Por ejemplo, en la década del 60, la mayoría de mujeres tenía cabello oscuro o pelirrojo. Esa línea cambió a partir de los 80, cuando irrumpieron las rubias, quienes reinaron por treinta años hasta que cedieron espacio, a partir de 2010. En apenas 1.8% de las portadas aparecieron mujeres de raza negra.
Bajo la dirección de Hefner, Playboy publicó la primera foto de una afroestadounidense, Darine Stern, en la portada de octubre de 1971; en noviembre de 1975 mostró a la modelo Patricia Margot McClain a punto de masturbarse en un cine.
“Playboy les presenta a sus lectores y a la sociedad, de manera más general, un cuadro en que los atributos más importantes de las mujeres son su belleza y su atractivo sexual por encima de su intelecto, su potencial de liderazgo y su personalidad”, afirmó la sicóloga Sarah Gervais, profesora asociada del Departamento de Sicología de la Universidad Lincoln-Nebraska y especialista en temas de deshumanización de la mujer, prejuicio y acoso sexual para el especial de Univision Noticias: Playboy al desnudo.
El propio Hefner fue una vitrina de los excesos, acompañado siempre de mujeres muy jóvenes y mostrándose en bata de baño, fumando pipa y con su sombrero de marino, en su legendaria Mansión Playboy en Los Ángeles, un templo de la frivolidad y el hedonismo.
A mediados de 2016, la Mansión Playboy, escenario de legendarias fiestas organizadas por Hefner, fue vendida a un hombre de negocios estadounidense, hijo de un multimillonario que compró la marca de panecillos Twinkie.
Según los términos del acuerdo, Hefner podría seguir viviendo hasta el fin de sus días en esta célebre casa de estilo gótico, valorada en 200 millones de dólares.
Elvis habría dormido con ocho ‘conejitas’ a la vez en la casa de 12 cuartos, mientras que John Lennon quemó un Matisse al dejar tirado negligentemente su cigarrillo.