Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. Después de años de los maestros del sector público ser ignorados como entes crediticios, las mejoras salariales que experimenta el sector magisterial los convierte en un atractivo como clientes para el sector financiero nacional.
Los profesores reciben ofertas de todo tipo y a todas horas para brindarles productos bancarios tales como tarjetas de crédito, préstamos personales e hipotecarios.
Solo que para los más de 80 mil maestros del sector, lo importante es mantener el fortalecimiento de su Cooperativa Nacional de Servicios Múltiples de los Maestros (COOPNAMA), la cual a diciembre del 2016 cuenta con un patrimonio propiedad de todos por valor de RD$ 22,231 millones, activos de RD$ 30,429 millones y aportaciones por RD$ 12,551 millones.
Los excedentes que correspondieron al año fiscal del 2016 sumaron RD$ 1,395 millones, de los cuales RD$ 625 millones se distribuye entre los 172,000 socios; RD$ 115 millones se destinaron al financiamiento de becas y RD$ 47 millones en ayudas para socios con enfermedades y entre quienes perdieron sus viviendas por incendios o desastres naturales. En el 2015 para ese renglón fueron destinados RD$ 16 millones.
En el informe de la asamblea del pasado año y que corresponde al año fiscal del 2015, se detalla que la cooperativa otorgó préstamos por más de RD$ 17,507 millones. En el renglón de responsabilidad social, fueron invertidos en pagos de becas o estudios de 1,833 hijos de los socios más de RD$ 370 millones.
A través de los servicios que les ofrece la entidad, miles han resuelto sus problemas financieros y han logrado obtener bienes materiales que van desde un adorno para el hogar hasta la adquisición de una vivienda, en condiciones mucho más cómoda que en la banca tradicional. Por eso, muchos maestros prefieren mantener sus relaciones crediticias con la cooperativa.
Hace dos años, las autoridades de la COOPNAMA rebajaron de 2% a 1.5% mensual (de 24% a18% anual) los que denominan préstamos normales, de inversión y enseres del hogar. Se redujo el porcentaje de pago por descuentos nominales del 70% al 60%, y el balance en Ahorro Retirable de un 5% a un 3%. Todo a través de un préstamo expreso.
“Gracias a mis ahorros en la cooperativa he podido arreglar mi casa, he comprado todo el mobiliario”, comenta la profesora Emilia Santana.
La educadora tiene 25 años en el magisterio y 24 como socia de la COOPNAMA. Dice que se presta de acuerdo con lo que se tiene ahorrado y el tiempo de vigencia es de 4 a 8 años. Los últimos años aplican para planes de viviendas.
Recientemente el ministro de Educación, Andrés Navarro, dispuso que solo podrá retener hasta un 40% del salario base que devengan los maestros, debido a que existen docentes que solo están cobrando RD$500 de sus salarios mensuales, debido a que el resto lo tienen comprometido en préstamos con la cooperativa.
“No comparto que se nos ponga límites, porque cada quien hace las cosas de acuerdo con sus necesidades y, entonces, lo pueden obligar a ir al prestamista y ahí si es peor”, opina la profesora Santana.
Su única queja es que los beneficios anuales que se reparten entre los asociados, lo toman para amortizar el capital de préstamo y a ella le gustaría que se los coloque en sus cuentas para disponer de mayores recursos.
De todas maneras, si se materializa el tope del 40%, seguiría utilizando los servicios de la cooperativa, porque eso le evita hacer papeleos con entidades bancarias.
El presidente de la COOPNAMA, Valentín Medrano, asegura que el 40% de los profesores tienen sus viviendas gracias a sus ahorros en la cooperativa y un porcentaje mayor ha podido comprar una motocicleta o un carro para transportarse.
De los 172 mil socios, 189 son profesores y empleados administrativos del Ministerio de Educación.
Entre puñetazos y críticas
Fundada el 6 de marzo de 1971, la sociedad mutualista se originó para ofrecer servicios de ahorros y créditos exclusivamente a los maestros del sector oficial, pero luego decidió abrir sus puertas a todo el personal del Ministerio de Educación y a las instituciones afines, entre estas el Instituto de Formación Técnico Profesional (INFOTEP), Consejo Nacional para la Niñez (CONANI), pensionados del sector educativo, Ministerio de Cultura y el Departamento de Atención a la Primera Infancia (DAPI).
La COOPNAMA fue objeto en 2007 de múltiple críticas por las irregularidades financieras que salieron a relucir en una auditoría que se le hizo y que provocó un enfrentamiento a puños entre las pasadas autoridades y las actuales y la destrucción física del local principal.
En ese momento la cooperativa no alcanzaba los 70 mil socios y su capital era de RD$ 5,500 millones. Llegó un momento en que la cooperativa fue catalogada como un barril sin fondo, donde se abusaba de sus socios, sobre todo con las ventas de los enseres del hogar.
Hoy día es considerada como una de las entidades más sólidas del país, con instituciones propias, como el hotel Marena Country Club, en Juan Dolio, restaurantes, tanto en la sede central (en remodelación) como en la zona Oriental. Posee tiendas de electrodomésticos en distintas zonas del país y es una aliada de la Alianza Cooperativa Internacional.
La entidad financiera es dirigida por un consejo de administración que preside el profesor Valentín Medrano desde hace alrededor de 10 años, con mandato ratificado en diferentes asambleas.
Servicios de la cooperativa
La cooperativa ofrece los servicios de ahorro, crédito y becas para los socios y sus hijos, así como plan de asistencia social. Tiene su oficina principal en Santo Domingo y 15 sucursales distribuidas en todo el país. También posee un consejo de vigilancia, un comité de crédito y uno de becas.
Al final de cada año los delegados de la Coopnama realizan una asamblea general para reelegir y seleccionar nuevas autoridades, así como para dar a conocer los excedentes, la distribución de los recursos entre los asociados y la invertirá en programas sociales e infraestructura.

La cooperativa de maestros crece entre las críticas y la solidaridad



SANTO DOMINGO. Después de años de los maestros del sector público ser ignorados como entes crediticios, las mejoras salariales que experimenta el sector magisterial los convierte en un atractivo como clientes para el sector financiero nacional.
Los profesores reciben ofertas de todo tipo y a todas horas para brindarles productos bancarios tales como tarjetas de crédito, préstamos personales e hipotecarios.
Solo que para los más de 80 mil maestros del sector, lo importante es mantener el fortalecimiento de su Cooperativa Nacional de Servicios Múltiples de los Maestros (COOPNAMA), la cual a diciembre del 2016 cuenta con un patrimonio propiedad de todos por valor de RD$ 22,231 millones, activos de RD$ 30,429 millones y aportaciones por RD$ 12,551 millones.
Los excedentes que correspondieron al año fiscal del 2016 sumaron RD$ 1,395 millones, de los cuales RD$ 625 millones se distribuye entre los 172,000 socios; RD$ 115 millones se destinaron al financiamiento de becas y RD$ 47 millones en ayudas para socios con enfermedades y entre quienes perdieron sus viviendas por incendios o desastres naturales. En el 2015 para ese renglón fueron destinados RD$ 16 millones.
En el informe de la asamblea del pasado año y que corresponde al año fiscal del 2015, se detalla que la cooperativa otorgó préstamos por más de RD$ 17,507 millones. En el renglón de responsabilidad social, fueron invertidos en pagos de becas o estudios de 1,833 hijos de los socios más de RD$ 370 millones.
A través de los servicios que les ofrece la entidad, miles han resuelto sus problemas financieros y han logrado obtener bienes materiales que van desde un adorno para el hogar hasta la adquisición de una vivienda, en condiciones mucho más cómoda que en la banca tradicional. Por eso, muchos maestros prefieren mantener sus relaciones crediticias con la cooperativa.
Hace dos años, las autoridades de la COOPNAMA rebajaron de 2% a 1.5% mensual (de 24% a18% anual) los que denominan préstamos normales, de inversión y enseres del hogar. Se redujo el porcentaje de pago por descuentos nominales del 70% al 60%, y el balance en Ahorro Retirable de un 5% a un 3%. Todo a través de un préstamo expreso.
“Gracias a mis ahorros en la cooperativa he podido arreglar mi casa, he comprado todo el mobiliario”, comenta la profesora Emilia Santana.
La educadora tiene 25 años en el magisterio y 24 como socia de la COOPNAMA. Dice que se presta de acuerdo con lo que se tiene ahorrado y el tiempo de vigencia es de 4 a 8 años. Los últimos años aplican para planes de viviendas.
Recientemente el ministro de Educación, Andrés Navarro, dispuso que solo podrá retener hasta un 40% del salario base que devengan los maestros, debido a que existen docentes que solo están cobrando RD$500 de sus salarios mensuales, debido a que el resto lo tienen comprometido en préstamos con la cooperativa.
“No comparto que se nos ponga límites, porque cada quien hace las cosas de acuerdo con sus necesidades y, entonces, lo pueden obligar a ir al prestamista y ahí si es peor”, opina la profesora Santana.
Su única queja es que los beneficios anuales que se reparten entre los asociados, lo toman para amortizar el capital de préstamo y a ella le gustaría que se los coloque en sus cuentas para disponer de mayores recursos.
De todas maneras, si se materializa el tope del 40%, seguiría utilizando los servicios de la cooperativa, porque eso le evita hacer papeleos con entidades bancarias.
El presidente de la COOPNAMA, Valentín Medrano, asegura que el 40% de los profesores tienen sus viviendas gracias a sus ahorros en la cooperativa y un porcentaje mayor ha podido comprar una motocicleta o un carro para transportarse.
De los 172 mil socios, 189 son profesores y empleados administrativos del Ministerio de Educación.
Entre puñetazos y críticas
Fundada el 6 de marzo de 1971, la sociedad mutualista se originó para ofrecer servicios de ahorros y créditos exclusivamente a los maestros del sector oficial, pero luego decidió abrir sus puertas a todo el personal del Ministerio de Educación y a las instituciones afines, entre estas el Instituto de Formación Técnico Profesional (INFOTEP), Consejo Nacional para la Niñez (CONANI), pensionados del sector educativo, Ministerio de Cultura y el Departamento de Atención a la Primera Infancia (DAPI).
La COOPNAMA fue objeto en 2007 de múltiple críticas por las irregularidades financieras que salieron a relucir en una auditoría que se le hizo y que provocó un enfrentamiento a puños entre las pasadas autoridades y las actuales y la destrucción física del local principal.
En ese momento la cooperativa no alcanzaba los 70 mil socios y su capital era de RD$ 5,500 millones. Llegó un momento en que la cooperativa fue catalogada como un barril sin fondo, donde se abusaba de sus socios, sobre todo con las ventas de los enseres del hogar.
Hoy día es considerada como una de las entidades más sólidas del país, con instituciones propias, como el hotel Marena Country Club, en Juan Dolio, restaurantes, tanto en la sede central (en remodelación) como en la zona Oriental. Posee tiendas de electrodomésticos en distintas zonas del país y es una aliada de la Alianza Cooperativa Internacional.
La entidad financiera es dirigida por un consejo de administración que preside el profesor Valentín Medrano desde hace alrededor de 10 años, con mandato ratificado en diferentes asambleas.
Servicios de la cooperativa
La cooperativa ofrece los servicios de ahorro, crédito y becas para los socios y sus hijos, así como plan de asistencia social. Tiene su oficina principal en Santo Domingo y 15 sucursales distribuidas en todo el país. También posee un consejo de vigilancia, un comité de crédito y uno de becas.
Al final de cada año los delegados de la Coopnama realizan una asamblea general para reelegir y seleccionar nuevas autoridades, así como para dar a conocer los excedentes, la distribución de los recursos entre los asociados y la invertirá en programas sociales e infraestructura.