Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


El gobierno del presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que levantará las restricciones para barcos de carga de bandera internacional con destino a Puerto Rico, devastado por el huracán María.
Previamente el Departamento de Seguridad Nacional se había negado a hacerlo.
Puerto Rico, como casi todo Estados Unidos, estaba sometido hasta hoy a la Ley Jones, que establece que los buques que se desplazan de costa a costa deben llevar bandera estadounidense.
Las autoridades de la isla habían criticado durante mucho tiempo la Ley Jones, alegando que encarece costo de los productos básicos importados, como alimentos, ropa y combustible.
El gobierno emitió una exención para Texas y Florida después de los huracanes Harvey e Irma, para permitir el uso de buques de bandera extranjera más baratos, libres de impuestos o más fácilmente disponibles y ahora también para Puerto Rico.
El martes, Gregory Moore, portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza, que pertenece al Departamento de Seguridad Nacional, dijo en un comunicado que no era necesaria una exención a la Ley Jones para la isla, pues una evaluación realizada por la agencia mostró que había “capacidad suficiente” para que buques con bandera estadounidense trasladen los productos a Puerto Rico.
“La limitación va a ser la capacidad portuaria para descargar y transitar, no la disponibilidad de buques”, dijo Moore.
Agregó que la mayor parte del esfuerzo humanitario se llevaría a cabo con barcazas, que constituyen una gran parte de la flota de carga de Estados Unidos.
Tras la negativa incial a las restricciones de la Ley Jones, que hoy fueron levantadas para Puerto Rico, el senador John McCain, republicano y oponente de la Ley Jones, envió una carta pidiendo detallar los costos de envío de mercancías de Florida a Puerto Rico en comparación con los costos de envío de Florida a las Islas Vírgenes, que tiene una exención permanente de la ley. Las Islas Vírgenes también sufrieron el impacto de un potente huracán.
“Es inaceptable forzar al pueblo de Puerto Rico a pagar por lo menos el doble por alimentos, agua potable, suministros e infraestructura, debido a los requerimientos de la Ley Jones en momentos en que trabajan para recuperarse de este desastre. Ahora, más que nunca, es hora de darse cuenta del efecto devastador de esta política e implementar la derogación total de esta arcaica Ley”, dijo McCain en la carta, citada por Reuters.
Al pedido de McCain se habían sumado demócratas de origen puertoriqueño en el Congreso: Nydia Velázquez, José Serrano, Luis Gutiérrez y Darren Soto y parece que tuvo su efecto, tras el levantamiento a esas restricciones para la devastada isla.
Los Estados Unidos enviaron un promedio de casi 770.000 barriles de petróleo crudo y productos derivados del petróleo como gasolina y diesel anualmente a Puerto Rico de 2012 a 2016.
“Nuestra dependencia de las importaciones de combustibles fósiles por mar está obstaculizando la restauración de los servicios”, dijo Juan Declet-Barreto, experto en energía del grupo sin fines de lucro de la Unión de Científicos Preocupados cuando Wahington se negó primeramente a levantar la Ley Jones.

Donald Trump autorizó a Puerto Rico para que use barcos extranjeros.



El gobierno del presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que levantará las restricciones para barcos de carga de bandera internacional con destino a Puerto Rico, devastado por el huracán María.
Previamente el Departamento de Seguridad Nacional se había negado a hacerlo.
Puerto Rico, como casi todo Estados Unidos, estaba sometido hasta hoy a la Ley Jones, que establece que los buques que se desplazan de costa a costa deben llevar bandera estadounidense.
Las autoridades de la isla habían criticado durante mucho tiempo la Ley Jones, alegando que encarece costo de los productos básicos importados, como alimentos, ropa y combustible.
El gobierno emitió una exención para Texas y Florida después de los huracanes Harvey e Irma, para permitir el uso de buques de bandera extranjera más baratos, libres de impuestos o más fácilmente disponibles y ahora también para Puerto Rico.
El martes, Gregory Moore, portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza, que pertenece al Departamento de Seguridad Nacional, dijo en un comunicado que no era necesaria una exención a la Ley Jones para la isla, pues una evaluación realizada por la agencia mostró que había “capacidad suficiente” para que buques con bandera estadounidense trasladen los productos a Puerto Rico.
“La limitación va a ser la capacidad portuaria para descargar y transitar, no la disponibilidad de buques”, dijo Moore.
Agregó que la mayor parte del esfuerzo humanitario se llevaría a cabo con barcazas, que constituyen una gran parte de la flota de carga de Estados Unidos.
Tras la negativa incial a las restricciones de la Ley Jones, que hoy fueron levantadas para Puerto Rico, el senador John McCain, republicano y oponente de la Ley Jones, envió una carta pidiendo detallar los costos de envío de mercancías de Florida a Puerto Rico en comparación con los costos de envío de Florida a las Islas Vírgenes, que tiene una exención permanente de la ley. Las Islas Vírgenes también sufrieron el impacto de un potente huracán.
“Es inaceptable forzar al pueblo de Puerto Rico a pagar por lo menos el doble por alimentos, agua potable, suministros e infraestructura, debido a los requerimientos de la Ley Jones en momentos en que trabajan para recuperarse de este desastre. Ahora, más que nunca, es hora de darse cuenta del efecto devastador de esta política e implementar la derogación total de esta arcaica Ley”, dijo McCain en la carta, citada por Reuters.
Al pedido de McCain se habían sumado demócratas de origen puertoriqueño en el Congreso: Nydia Velázquez, José Serrano, Luis Gutiérrez y Darren Soto y parece que tuvo su efecto, tras el levantamiento a esas restricciones para la devastada isla.
Los Estados Unidos enviaron un promedio de casi 770.000 barriles de petróleo crudo y productos derivados del petróleo como gasolina y diesel anualmente a Puerto Rico de 2012 a 2016.
“Nuestra dependencia de las importaciones de combustibles fósiles por mar está obstaculizando la restauración de los servicios”, dijo Juan Declet-Barreto, experto en energía del grupo sin fines de lucro de la Unión de Científicos Preocupados cuando Wahington se negó primeramente a levantar la Ley Jones.