El merenguero Wilfrido Vargas saludó la decisión de la cancillería de la República Dominicana por impulsar e resaltar la decisión de la Unesco de declarar el merengue como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.
El reconocido director musical y autor de centenares de éxitos a ritmo de merengue, le pidió al gobierno dominicano que aproveche este momento para desarrollar una amplia jornada de difusión internacional del merengue a través de la cancillería, en todos los países los países con que República Dominicana tiene relaciones diplomáticas.
Declaración completa del merenguero:
“En nombre de todos los merengueros que participamos en el acto de la Cancillería para destacar la declaración del Merengue como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, quiero decir a viva voz y con un ritmo celestial lleno de Guira y de Tambora: Muchas Gracias!!!
Gracias por recordar que nuestra principal música todavía es importante para las autoridades que dirigen la nación dominicana.
Gracias, Señor Canciller y autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, por hacer un reconocimiento en el país a la música que interpretamos y que ha puesto a bailar y a divertir a millones de personas en todo el mundo.
De verdad habíamos extrañado que después que el año pasado la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró al Merengue como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, ninguna institución estatal dominicana había celebrado ese acontecimiento y mucho menos nos había convocado para disfrutarlo.
Pero sobretodo, para tratar de que el mismo sirviera como estímulo en la continúa difusión mundial de la música que nos identifica como dominicanos.
Con modestia expreso que la mayor importancia que tiene esa actividad está en su impacto para seguir apoyando e impulsando el Merengue, ahora desde la óptica oficial.
En múltiples ocasiones he afirmado que el merengue no es solamente un ritmo o una música que nos hace sentir alegres, sino que ya es una parte importante del sentir y de la identidad de los dominicanos.
El Merengue es la patria cantada y sentida con amor, con pasión y con ilusión.
El Merengue es la nación vestida de música, de ritmo, de pasión, de baile y de sueños eternos de esperanzas.
Las motivaciones que tuvo el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco para declarar nuestro merengue como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, reflejan de manera bastante precisa la dimensión humana, social e internacional de nuestro ritmo.
Se que muchos dominicanos no conocen las motivaciones que llevaron a la Unesco a tomar la decisión con nuestra música, por los que me permito reproducir una parte de la información que fue publicada en los medios a propósito de ese hecho:
“El Comité intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco durante su reunión anual del 2016 en la ciudad de Adis Abeba, declaró al Merengue de la República Dominicano como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad porque el mismo desempeña un papel activo en numerosos ámbitos de la vida diaria de la población: la educación, las reuniones sociales y amistosas, los acontecimientos festivos e incluso las campañas políticas”.
La Unesco destacó que este elemento del patrimonio cultural inmaterial del Merengue “se transmite esencialmente mediante la participación y su práctica atrae a personas de clases sociales muy diferentes”, contribuyendo a fomentar el respeto y la convivencia entre las comunidades”.
Lo anterior significa que la Unesco declaró al Merengue “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” porque unifica, alegra, sirve para fortalecer la amistad, sirve hasta para animar las campañas políticas, está en todas las clases sociales y fomenta el respeto, el amor y la convivencia entre los seres humanos.
Por eso es que el estado dominicano debe convertirse en un defensor, impulsor y difusor nacional e internacional del Merengue.
Y la actividad de la Cancillería parece una luz en ese camino.
En la carta de invitación que nos remitió el señor Kalil Michel a todos los merengueros, nos informaba que la actividad de la Cancillería tenía la intención de “crear una iniciativa que sirva para impulsar el género musical por todos los países con los cuales República Dominicana tiene relaciones diplomáticas”.
Esperamos con mucha ilusión que esa iniciativa se convierta en una realidad incuestionable y efectiva.
Que a través de la Cancillería dominicana o de cualquier otra institución con la que se coordinen esfuerzos, el Merengue llevado de la mano del gobierno dominicano, pueda tocar las puertas y los escenarios de todas las naciones del mundo con las que la República Dominicana tiene relaciones diplomáticas.
De esa manera estamos defendiendo y protegiendo la identidad nacional y el orgullo patrio.
Porque no existe un arma más efectiva para hermanarnos con otros pueblos, que intercambiando nuestras fortalezas culturales.
Y el Merengue es uno de los aspectos más sólidos y agradables de la cultura dominicana.
Con el Merengue, podemos conquistar los corazones y las mentes de nuestros hermanos del mundo, al mismo tiempo que ponemos sus pies al ritmo de nuestra contagiosa música que los hace sentir la alegría de la vida.
Reitereamos nuestro agradecimiento a la Cancillería por tener presente el Merengue en su estrategia de política internacional.
Y tenga seguro que nosotros, todos los merengueros y merengueras dominicanas, simplemente le decimos:
Cuente con nosotros!!!! Manos a la obra!!!!”
Departamento de Prensa
Corporación Wilfrido Vargas

Wilfrido Vargas propone campaña de difusión del merengue y Felicita a la Cancillería.



El merenguero Wilfrido Vargas saludó la decisión de la cancillería de la República Dominicana por impulsar e resaltar la decisión de la Unesco de declarar el merengue como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.
El reconocido director musical y autor de centenares de éxitos a ritmo de merengue, le pidió al gobierno dominicano que aproveche este momento para desarrollar una amplia jornada de difusión internacional del merengue a través de la cancillería, en todos los países los países con que República Dominicana tiene relaciones diplomáticas.
Declaración completa del merenguero:
“En nombre de todos los merengueros que participamos en el acto de la Cancillería para destacar la declaración del Merengue como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, quiero decir a viva voz y con un ritmo celestial lleno de Guira y de Tambora: Muchas Gracias!!!
Gracias por recordar que nuestra principal música todavía es importante para las autoridades que dirigen la nación dominicana.
Gracias, Señor Canciller y autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores, por hacer un reconocimiento en el país a la música que interpretamos y que ha puesto a bailar y a divertir a millones de personas en todo el mundo.
De verdad habíamos extrañado que después que el año pasado la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaró al Merengue como “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, ninguna institución estatal dominicana había celebrado ese acontecimiento y mucho menos nos había convocado para disfrutarlo.
Pero sobretodo, para tratar de que el mismo sirviera como estímulo en la continúa difusión mundial de la música que nos identifica como dominicanos.
Con modestia expreso que la mayor importancia que tiene esa actividad está en su impacto para seguir apoyando e impulsando el Merengue, ahora desde la óptica oficial.
En múltiples ocasiones he afirmado que el merengue no es solamente un ritmo o una música que nos hace sentir alegres, sino que ya es una parte importante del sentir y de la identidad de los dominicanos.
El Merengue es la patria cantada y sentida con amor, con pasión y con ilusión.
El Merengue es la nación vestida de música, de ritmo, de pasión, de baile y de sueños eternos de esperanzas.
Las motivaciones que tuvo el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco para declarar nuestro merengue como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, reflejan de manera bastante precisa la dimensión humana, social e internacional de nuestro ritmo.
Se que muchos dominicanos no conocen las motivaciones que llevaron a la Unesco a tomar la decisión con nuestra música, por los que me permito reproducir una parte de la información que fue publicada en los medios a propósito de ese hecho:
“El Comité intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco durante su reunión anual del 2016 en la ciudad de Adis Abeba, declaró al Merengue de la República Dominicano como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad porque el mismo desempeña un papel activo en numerosos ámbitos de la vida diaria de la población: la educación, las reuniones sociales y amistosas, los acontecimientos festivos e incluso las campañas políticas”.
La Unesco destacó que este elemento del patrimonio cultural inmaterial del Merengue “se transmite esencialmente mediante la participación y su práctica atrae a personas de clases sociales muy diferentes”, contribuyendo a fomentar el respeto y la convivencia entre las comunidades”.
Lo anterior significa que la Unesco declaró al Merengue “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” porque unifica, alegra, sirve para fortalecer la amistad, sirve hasta para animar las campañas políticas, está en todas las clases sociales y fomenta el respeto, el amor y la convivencia entre los seres humanos.
Por eso es que el estado dominicano debe convertirse en un defensor, impulsor y difusor nacional e internacional del Merengue.
Y la actividad de la Cancillería parece una luz en ese camino.
En la carta de invitación que nos remitió el señor Kalil Michel a todos los merengueros, nos informaba que la actividad de la Cancillería tenía la intención de “crear una iniciativa que sirva para impulsar el género musical por todos los países con los cuales República Dominicana tiene relaciones diplomáticas”.
Esperamos con mucha ilusión que esa iniciativa se convierta en una realidad incuestionable y efectiva.
Que a través de la Cancillería dominicana o de cualquier otra institución con la que se coordinen esfuerzos, el Merengue llevado de la mano del gobierno dominicano, pueda tocar las puertas y los escenarios de todas las naciones del mundo con las que la República Dominicana tiene relaciones diplomáticas.
De esa manera estamos defendiendo y protegiendo la identidad nacional y el orgullo patrio.
Porque no existe un arma más efectiva para hermanarnos con otros pueblos, que intercambiando nuestras fortalezas culturales.
Y el Merengue es uno de los aspectos más sólidos y agradables de la cultura dominicana.
Con el Merengue, podemos conquistar los corazones y las mentes de nuestros hermanos del mundo, al mismo tiempo que ponemos sus pies al ritmo de nuestra contagiosa música que los hace sentir la alegría de la vida.
Reitereamos nuestro agradecimiento a la Cancillería por tener presente el Merengue en su estrategia de política internacional.
Y tenga seguro que nosotros, todos los merengueros y merengueras dominicanas, simplemente le decimos:
Cuente con nosotros!!!! Manos a la obra!!!!”
Departamento de Prensa
Corporación Wilfrido Vargas