Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. El Gobierno no tiene estrategias ni propuestas formales para enfrentar el problema de la falta de plazas para los médicos que egresan de las universidades y de los especialistas, a juzgar por lo que expresan las autoridades del Ministerio de Salud Pública, quienes sólo manifiestan ideas que en la mayoría de los casos salen a relucir cuando el tema se publica.
Sólo se enfocan en las universidades y que éstas controlen la matrícula de clientes en esa área, tal vez, sin determinar que las academias podrían verse afectadas en la parte económica si les limitan el número de médicos que deben formar.
La titular del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT), Alejandrina Germán, prefiere estudiar mejor el tema, antes de emitir una opinión. Tampoco tiene estrategia.
El presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), Waldo Ariel Suero, y el director de cardiología y coordinador de la Residencia de Cardiología del Hospital Salvador B. Gautier, Fulgencio Severino, son los únicos que, de manera separada, plantearon algunas alternativas.
Suero dijo que el Gobierno debe replantearse la salida sobre la base de buscarle un empleo a los médicos egresados e inducir más el estudio.
Sugiere imponer reglamentos y parámetros dentro de la formación de esos profesionales para que no salgan debilitados.
En ese orden, propone llevar a las universidades algunas modificaciones de los pénsum, pero no está de acuerdo con las declaraciones de Guzmán Marcelino, ni con las del director general del Servicio Nacional de Salud (SNS), Nelson Rodríguez Monegro, quienes plantearon limitar la formación de médicos, y que se intensifiquen otras áreas de la salud, porque asegura que no es cierto que haya médicos de más.
Indica el presidente del CMD que una cosa es que el Gobierno no pueda darles empleos y otra que existan profesionales en demasía, que son cosas distintas y que lo primero es lo más importante.
La falta de estrategias obliga de forma constante a funcionarios del Gobierno a decir que hay estudiantes de más en casi todas las carreras, entre ellas, derecho, ingeniería y contabilidad.
De su lado, el doctor Severino dijo que el Gobierno debe planificar un sistema de salud fundamentado en una estrategia de atención que proyecte que todas las personas puedan acceder a médicos para chequeos rutinarios y por patologías.
“El tema es que se necesitan más médicos nombrados, pero eso requiere más recursos, y el Gobierno, aunque se ha comprometido para este año con la Estrategia Nacional de Desarrollo de otorgar 118 mil millones de pesos, sólo dispuso 71 mil millones, lo que resulta insuficiente”, informa Severino.
Asegura que no existen más médicos que los necesarios, sino menos plazas de las necesarias, déficit que atribuye al bajo presupuesto de salud que hace que la lista de espera para múltiples atenciones a largo plazo.
“En países donde los médicos son contratados y pagados por 8 horas para asegurar una buena atención, se necesitan 2 a 2.5 médicos por cada 1,000 habitantes. Eso serían unos 25 mil médicos y médicas. Aquí hay muchos procedimientos que no se hacen en el sector público, con repercusiones muy negativas para la salud de la población”, puntualizó.
Señala que en el país hay una gran cantidad de profesionales de la salud con edad de retiro, y que hay que reorganizar el sistema y se necesitan muchos galenos jóvenes para trabajar.
Sobre el tema, el rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Iván Grullón, rechazó que en el país haya suficientes médicos graduados, y recordó que en las provincias más alejadas y en las zonas fronterizas necesitan de especialistas de la medicina.
El catedrático afirmó que la Oficina de Planificación de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD ha hecho estudios que demuestran que “no es verdad que hay médicos demás” en el país, luego de una reunión con la presidenta de la Cámara de Diputados, Lucía Medina.
Sobre las críticas hechas por la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, a la formación de médicos en las universidades, el rector de la UASD señaló que es una responsabilidad de cada quien preocuparse por sus estudios.
“Los médicos de la UASD son los que dan la cara en las áreas de emergencias de los hospitales, en las clínicas de atención primaria y eso está demostrado”, sostuvo Grullón.

Gobierno carece de estrategia para formar los médicos que necesita el país



SANTO DOMINGO. El Gobierno no tiene estrategias ni propuestas formales para enfrentar el problema de la falta de plazas para los médicos que egresan de las universidades y de los especialistas, a juzgar por lo que expresan las autoridades del Ministerio de Salud Pública, quienes sólo manifiestan ideas que en la mayoría de los casos salen a relucir cuando el tema se publica.
Sólo se enfocan en las universidades y que éstas controlen la matrícula de clientes en esa área, tal vez, sin determinar que las academias podrían verse afectadas en la parte económica si les limitan el número de médicos que deben formar.
La titular del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT), Alejandrina Germán, prefiere estudiar mejor el tema, antes de emitir una opinión. Tampoco tiene estrategia.
El presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), Waldo Ariel Suero, y el director de cardiología y coordinador de la Residencia de Cardiología del Hospital Salvador B. Gautier, Fulgencio Severino, son los únicos que, de manera separada, plantearon algunas alternativas.
Suero dijo que el Gobierno debe replantearse la salida sobre la base de buscarle un empleo a los médicos egresados e inducir más el estudio.
Sugiere imponer reglamentos y parámetros dentro de la formación de esos profesionales para que no salgan debilitados.
En ese orden, propone llevar a las universidades algunas modificaciones de los pénsum, pero no está de acuerdo con las declaraciones de Guzmán Marcelino, ni con las del director general del Servicio Nacional de Salud (SNS), Nelson Rodríguez Monegro, quienes plantearon limitar la formación de médicos, y que se intensifiquen otras áreas de la salud, porque asegura que no es cierto que haya médicos de más.
Indica el presidente del CMD que una cosa es que el Gobierno no pueda darles empleos y otra que existan profesionales en demasía, que son cosas distintas y que lo primero es lo más importante.
La falta de estrategias obliga de forma constante a funcionarios del Gobierno a decir que hay estudiantes de más en casi todas las carreras, entre ellas, derecho, ingeniería y contabilidad.
De su lado, el doctor Severino dijo que el Gobierno debe planificar un sistema de salud fundamentado en una estrategia de atención que proyecte que todas las personas puedan acceder a médicos para chequeos rutinarios y por patologías.
“El tema es que se necesitan más médicos nombrados, pero eso requiere más recursos, y el Gobierno, aunque se ha comprometido para este año con la Estrategia Nacional de Desarrollo de otorgar 118 mil millones de pesos, sólo dispuso 71 mil millones, lo que resulta insuficiente”, informa Severino.
Asegura que no existen más médicos que los necesarios, sino menos plazas de las necesarias, déficit que atribuye al bajo presupuesto de salud que hace que la lista de espera para múltiples atenciones a largo plazo.
“En países donde los médicos son contratados y pagados por 8 horas para asegurar una buena atención, se necesitan 2 a 2.5 médicos por cada 1,000 habitantes. Eso serían unos 25 mil médicos y médicas. Aquí hay muchos procedimientos que no se hacen en el sector público, con repercusiones muy negativas para la salud de la población”, puntualizó.
Señala que en el país hay una gran cantidad de profesionales de la salud con edad de retiro, y que hay que reorganizar el sistema y se necesitan muchos galenos jóvenes para trabajar.
Sobre el tema, el rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Iván Grullón, rechazó que en el país haya suficientes médicos graduados, y recordó que en las provincias más alejadas y en las zonas fronterizas necesitan de especialistas de la medicina.
El catedrático afirmó que la Oficina de Planificación de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD ha hecho estudios que demuestran que “no es verdad que hay médicos demás” en el país, luego de una reunión con la presidenta de la Cámara de Diputados, Lucía Medina.
Sobre las críticas hechas por la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, a la formación de médicos en las universidades, el rector de la UASD señaló que es una responsabilidad de cada quien preocuparse por sus estudios.
“Los médicos de la UASD son los que dan la cara en las áreas de emergencias de los hospitales, en las clínicas de atención primaria y eso está demostrado”, sostuvo Grullón.