Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


La vaquita en marina, especie en peligro de extinción, tiene un héroe: Leonardo DiCaprio, para quién –literal– no hay imposibles.
Hace algunos meses el ganador del Oscar le hizo una solicitud al gobierno de México para implementar las medidas necesarias que permitieran salvar a esta especie. El tiempo transcurrió y sin que nadie lo viera venir, Leo cumplió su objetivo: se reunió personalmente con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el empresario Carlos Slim (considerado uno de los hombres más ricos del mundo, por encima de Donald Trump) para establecer un plan de rescate inmediato.
Todo indica que la inesperada reunión tuvo resultados sumamente satisfactorios para Leo, México y el mundo entero. Todos los involucrados se han comprometido a financiar este plan e incrementar la vigilancia para evitar la pesca ilegal de la vaquita marina.
Sin embargo, pese a la buena noticia, las críticas han llovido para el gobierno mexicano, ya que desde hace más de dos años varios organizaciones ambientalistas en México habían hecho la misma demanda que Leo, y no fue hasta que el guapo actor lanzó la solicitud –ante la terrible noticia de que sólo quedaban menos de 30 ejemplares– que la petición fue (digamos) atendida con puntualidad.

Leonardo DiCaprio viajó a México para seguir salvando al mundo



La vaquita en marina, especie en peligro de extinción, tiene un héroe: Leonardo DiCaprio, para quién –literal– no hay imposibles.
Hace algunos meses el ganador del Oscar le hizo una solicitud al gobierno de México para implementar las medidas necesarias que permitieran salvar a esta especie. El tiempo transcurrió y sin que nadie lo viera venir, Leo cumplió su objetivo: se reunió personalmente con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el empresario Carlos Slim (considerado uno de los hombres más ricos del mundo, por encima de Donald Trump) para establecer un plan de rescate inmediato.
Todo indica que la inesperada reunión tuvo resultados sumamente satisfactorios para Leo, México y el mundo entero. Todos los involucrados se han comprometido a financiar este plan e incrementar la vigilancia para evitar la pesca ilegal de la vaquita marina.
Sin embargo, pese a la buena noticia, las críticas han llovido para el gobierno mexicano, ya que desde hace más de dos años varios organizaciones ambientalistas en México habían hecho la misma demanda que Leo, y no fue hasta que el guapo actor lanzó la solicitud –ante la terrible noticia de que sólo quedaban menos de 30 ejemplares– que la petición fue (digamos) atendida con puntualidad.