Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) Pareja de Quirinito niega fuera detenida dice que fue a la Procuraduría a entregar documentos (TODOEXITO.NET) Índice de la Actividad Manufacturera se coloca por debajo de 50 puntos (TODOEXITO.NET) Empieza mañana XII Congreso Dominicano de Historia “El Caribe en el siglo XVII” (TODOEXITO.NET) Madre recibe RD$54 mil de ayuda, pero trasplante a su bebé cuesta RD$6 millones (TODOEXITO.NET) Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán ( TODOEXITO.NET) Inglés detenido por muerte de dos holandeses en El Seibo sería deportado en las próximas horas (TODOEXITO.NET) Adrian Beltré: “Sé que tengo que trabajar todos los días para ser mejor que cualquiera que esté cerca de mí” (TODOEXITO.NET) Reporte del FBI: Suben crímenes de odio por segundo año consecutivo. somos Grup.Martmarg


CIUDAD DEL VATICANO. En un improvisada homilía por el Domingo de Pascua, el papa Francisco animó a los fieles a mantenerse firmes en la fe con sus “corazones temerosos” a pesar de todas las guerras, enfermedades y odio en el mundo, reconociendo que muchos se preguntan dónde está dios entre tanta maldad y sufrimiento.
Decenas de miles de fieles desafiaron las fuertes medidas de seguridad y a un breve aguacero para conseguir un lugar en la plaza de San Pedro para la misa del Domingo de Pascua oficiada por el pontífice en las escaleras de la basílica de San Pedro.
Tradicionalmente, la misa de Pascua no incluye la homilía del papa, que se reserva sus reflexiones para la bendición “Urbi et Orbi”, un mensaje solemne “a la ciudad y al mundo” que se ofrece a mediodía desde el balcón central del templo.
Pero Francisco rompió la tradición con un improvisado discurso para tratar de responder a lo que describió como una inquietante duda para muchos fieles: Por qué hay tantas tragedias y guerras en el mundo si Jesús resucitó de entre los muertos, una creencia que los cristianos celebran cada Pascua.
“La Iglesia no deja de decir, ante nuestras derrotas, a nuestros corazones cerrados y temerosos ‘paren, el Señor ha resucitado’. Pero si el señor ha resucitado, ¿cómo pasan estas cosas?”, dijo citando accidentes, enfermedades, tráfico de personas, venganzas y odio, entre otras formas de sufrimiento.
“Nadie nos pregunta: ‘Pero, ¿están contentos con todo lo que está pasando en el mundo?’ ¿Están dispuestos a seguir adelante” cargando una cruz como hizo Jesús?, preguntó Francisco a los fieles.
La Pascua “no es una fiesta con muchas flores”, prosiguió el pontífice argentino señalando a los jacintos, tulipanes y narcisos, además de ramos de rosas rosas, que decoraban las escaleras que llevan a la basílica.
“Esto es bonito, pero no se trata de esto, es más que esto”, agregó describiendo el día como una ocasión para reflexionar sobre los misterios de la fe.
Francisco dijo que la Pascua brinda “una señal en medio de tantas calamidades: una sensación de mirar más allá, de decir no mire al muro, hay un horizonte, hay vida, hay alegría”.

Papa en Pascua: Aférrense a la fe ante las guerras y el odio



CIUDAD DEL VATICANO. En un improvisada homilía por el Domingo de Pascua, el papa Francisco animó a los fieles a mantenerse firmes en la fe con sus “corazones temerosos” a pesar de todas las guerras, enfermedades y odio en el mundo, reconociendo que muchos se preguntan dónde está dios entre tanta maldad y sufrimiento.
Decenas de miles de fieles desafiaron las fuertes medidas de seguridad y a un breve aguacero para conseguir un lugar en la plaza de San Pedro para la misa del Domingo de Pascua oficiada por el pontífice en las escaleras de la basílica de San Pedro.
Tradicionalmente, la misa de Pascua no incluye la homilía del papa, que se reserva sus reflexiones para la bendición “Urbi et Orbi”, un mensaje solemne “a la ciudad y al mundo” que se ofrece a mediodía desde el balcón central del templo.
Pero Francisco rompió la tradición con un improvisado discurso para tratar de responder a lo que describió como una inquietante duda para muchos fieles: Por qué hay tantas tragedias y guerras en el mundo si Jesús resucitó de entre los muertos, una creencia que los cristianos celebran cada Pascua.
“La Iglesia no deja de decir, ante nuestras derrotas, a nuestros corazones cerrados y temerosos ‘paren, el Señor ha resucitado’. Pero si el señor ha resucitado, ¿cómo pasan estas cosas?”, dijo citando accidentes, enfermedades, tráfico de personas, venganzas y odio, entre otras formas de sufrimiento.
“Nadie nos pregunta: ‘Pero, ¿están contentos con todo lo que está pasando en el mundo?’ ¿Están dispuestos a seguir adelante” cargando una cruz como hizo Jesús?, preguntó Francisco a los fieles.
La Pascua “no es una fiesta con muchas flores”, prosiguió el pontífice argentino señalando a los jacintos, tulipanes y narcisos, además de ramos de rosas rosas, que decoraban las escaleras que llevan a la basílica.
“Esto es bonito, pero no se trata de esto, es más que esto”, agregó describiendo el día como una ocasión para reflexionar sobre los misterios de la fe.
Francisco dijo que la Pascua brinda “una señal en medio de tantas calamidades: una sensación de mirar más allá, de decir no mire al muro, hay un horizonte, hay vida, hay alegría”.