Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


NUEVA YORK. El responsable de diseño de Fiat Chrysler (FCA), Ralph Gilles, declaró en una entrevista con Efe que en un mundo cada vez más globalizado, es necesario respetar y prestar especial atención a las diferencias culturales de cada continente y país.
Gilles, de 47 años de edad, es un ejemplo del nuevo ciudadano global: nacido en Canadá, en el seno de una familia que emigró de Haití a Estados Unidos y que ahora, como responsable de diseño de FCA, se pasa gran parte de su tiempo viajando entre cinco continentes.
“Mi trabajo nunca es aburrido”, afirmó Gilles con una gran sonrisa en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York que se celebra ahora en la ciudad estadounidense.
“Mi trabajo es increíble porque tenemos tantas marcas”, insistió.
“Estamos aprendiendo que algunas marcas son aceptadas en todo el mundo, como Jeep que está funcionando en todo el mundo. Y al mismo tiempo hay cosas que son más regionales, únicas para Norteamérica como la marca (de camionetas) Ram”, continuó.
Gilles gestiona las labores de diseño de las marcas que componen FCA (Alfa Romeo, Chrysler, Dodge, Fiat, Maserati, Jeep y Ram) y que se realizan en estudios de diseño localizados en Auburn Hills (EE.UU.), Turín (Italia), Latinoamérica y China.
Gilles, quien recientemente se convirtió en el tema de uno de los capítulos de la serie de Netflix “Abastract: The Art of Design”, reconoce que su historia personal de multiculturalismo le ayuda en su trabajo.
“Mis padres vienen de Haití, nací en Canadá, volvimos a Estados Unidos, paso mucho tiempo en Italia. Mi perspectiva del mundo es muy global, realmente entiendo que este mundo tiene muchos matices, con costumbres regionales increíbles que tenemos que respetar”, dijo.
“El error que cometimos hace años fue intentar diseñar un solo producto y simplemente exportarlo, sin importar lo que los mercados regionales realmente querían. Parte de nuestro éxito es escuchar con mucha atención lo que quieren los mercados locales”, explicó.
En ese sentido, reconoce que diseñar los últimos modelos de Jeep, la auténtica marca global de FCA, ha sido un desafío.
“Al principio fue muy difícil diseñar (los Jeep) Renegade y Compass porque sabíamos que iban a ser vehículos que se producirían en múltiples continentes y las audiencias son muy diferentes”, declaró.
“Descubrimos que los clientes tienen perspectivas muy diferentes sobre lo que quieren en el interior. En el exterior, en gran parte todos están de acuerdo. Pero en el interior, los materiales, los colores (que quieren) son diferentes”.
“Así que incluimos la flexibilidad. Cuando diseñamos, nos aseguramos que el vehículo es modular, que podemos ajustarlo a los mercados. E incluso en un mismo país, las distintas generaciones tienen perspectivas diferentes, lo que añade un nuevo desafío”, explicó Gilles.
“No estoy aquí para imponer diseño sino aprender. Siempre he respetado la cultura. Y las culturas evolucionan y tenemos que ser ágiles”, terminó señalando.
Sobre el futuro del diseño de vehículos en un sector que parece destinado a estar dominado por automóviles autónomos en los que el conductor puede desaparecer, Gilles mantiene que el diseño será fundamental.
“Incluso si va a ser un vehículo autónomo, el automóvil debería hacerte sentir algo. El diseño debería ser planteado con una conexión emocional y debería decir algo sobre quién eres. Creo que eso nunca desaparecerá. La gente siempre ha respetado cosas bellas”, dijo.
“El diseño tiene importancia. Por otro lado creo que algunas cosas están en el futuro lejano. Algunas pueden pasar pronto pero en pequeños números. El mercado es tan diverso y los intereses de las personas tan diversos que hay muchos consumidores. Así que vamos a utilizar nuestras marcas en la forma que tiene sentido para esos consumidores”, concluyó.

El jefe de diseño de Fiat Chrysler es de origen haitiano



NUEVA YORK. El responsable de diseño de Fiat Chrysler (FCA), Ralph Gilles, declaró en una entrevista con Efe que en un mundo cada vez más globalizado, es necesario respetar y prestar especial atención a las diferencias culturales de cada continente y país.
Gilles, de 47 años de edad, es un ejemplo del nuevo ciudadano global: nacido en Canadá, en el seno de una familia que emigró de Haití a Estados Unidos y que ahora, como responsable de diseño de FCA, se pasa gran parte de su tiempo viajando entre cinco continentes.
“Mi trabajo nunca es aburrido”, afirmó Gilles con una gran sonrisa en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York que se celebra ahora en la ciudad estadounidense.
“Mi trabajo es increíble porque tenemos tantas marcas”, insistió.
“Estamos aprendiendo que algunas marcas son aceptadas en todo el mundo, como Jeep que está funcionando en todo el mundo. Y al mismo tiempo hay cosas que son más regionales, únicas para Norteamérica como la marca (de camionetas) Ram”, continuó.
Gilles gestiona las labores de diseño de las marcas que componen FCA (Alfa Romeo, Chrysler, Dodge, Fiat, Maserati, Jeep y Ram) y que se realizan en estudios de diseño localizados en Auburn Hills (EE.UU.), Turín (Italia), Latinoamérica y China.
Gilles, quien recientemente se convirtió en el tema de uno de los capítulos de la serie de Netflix “Abastract: The Art of Design”, reconoce que su historia personal de multiculturalismo le ayuda en su trabajo.
“Mis padres vienen de Haití, nací en Canadá, volvimos a Estados Unidos, paso mucho tiempo en Italia. Mi perspectiva del mundo es muy global, realmente entiendo que este mundo tiene muchos matices, con costumbres regionales increíbles que tenemos que respetar”, dijo.
“El error que cometimos hace años fue intentar diseñar un solo producto y simplemente exportarlo, sin importar lo que los mercados regionales realmente querían. Parte de nuestro éxito es escuchar con mucha atención lo que quieren los mercados locales”, explicó.
En ese sentido, reconoce que diseñar los últimos modelos de Jeep, la auténtica marca global de FCA, ha sido un desafío.
“Al principio fue muy difícil diseñar (los Jeep) Renegade y Compass porque sabíamos que iban a ser vehículos que se producirían en múltiples continentes y las audiencias son muy diferentes”, declaró.
“Descubrimos que los clientes tienen perspectivas muy diferentes sobre lo que quieren en el interior. En el exterior, en gran parte todos están de acuerdo. Pero en el interior, los materiales, los colores (que quieren) son diferentes”.
“Así que incluimos la flexibilidad. Cuando diseñamos, nos aseguramos que el vehículo es modular, que podemos ajustarlo a los mercados. E incluso en un mismo país, las distintas generaciones tienen perspectivas diferentes, lo que añade un nuevo desafío”, explicó Gilles.
“No estoy aquí para imponer diseño sino aprender. Siempre he respetado la cultura. Y las culturas evolucionan y tenemos que ser ágiles”, terminó señalando.
Sobre el futuro del diseño de vehículos en un sector que parece destinado a estar dominado por automóviles autónomos en los que el conductor puede desaparecer, Gilles mantiene que el diseño será fundamental.
“Incluso si va a ser un vehículo autónomo, el automóvil debería hacerte sentir algo. El diseño debería ser planteado con una conexión emocional y debería decir algo sobre quién eres. Creo que eso nunca desaparecerá. La gente siempre ha respetado cosas bellas”, dijo.
“El diseño tiene importancia. Por otro lado creo que algunas cosas están en el futuro lejano. Algunas pueden pasar pronto pero en pequeños números. El mercado es tan diverso y los intereses de las personas tan diversos que hay muchos consumidores. Así que vamos a utilizar nuestras marcas en la forma que tiene sentido para esos consumidores”, concluyó.