Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo



SANTO DOMINGO. En los últimos tres años, el principal problema para la aprobación de la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas ha sido la forma de diálogo, más que el fondo.
Los partidos políticos ahora tienen como principal punto de contradicción el lugar del diálogo: si en el Congreso Nacional o en un escenario neutral con un mediador como la Junta Central Electoral o monseñor Agripino Núñez Collado.
Ya el PLD, en voz de su secretario general, Reinaldo Pared y sus senadores, rechazó que el diálogo salga del Congreso Nacional.
El Bloque Opositor insiste en sacar del Congreso el diálogo, y el denominado Foro Permanente de Partidos Políticos de la República Dominicana (Fopppredom) propone que se constituya una “mesa de diálogo” coordinada por la Junta Central Electoral con representaciones de los partidos mayoritarios y minoritarios, así como las iglesias y la sociedad civil.
El Foppredom se unió al PRM en ese pedido, contrario a la posición del aliado de la mayoría de los partidos que integran ese foro, que preside el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y coordina el Bloque Institucional Social Demócrata (BIS).
Pero ojo, una voz diferente se expresó en el PLD, pues Franklin Almeyda, miembro del Comité Político del PLD, propuso realizar una cumbre de las organizaciones políticas para alcanzar consenso en torno a los tres aspectos de carácter legal que generan más dificultades en el sistema electoral dominicano, como son: Las elecciones primarias, el financiamiento de sus actividades y el voto preferencial.
Ahí radican las mayores diferencias de fondo entre la oposición, el bloque oficialista y los partidos mayoritarios y minoritarios.
Puntos conflictivos
El principal partido de oposición, el Revolucionario Moderno (PRM), aboga por la celebración de primarias simultáneas en todos los partidos en un mismo día, posición en la que coincide con el presidente de la República, Danilo Medina, pero que rechaza el presidente del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández. La posición del PLD en la reunión del pasado martes con la comisión de Justicia del Senado fue externada por el miembro del Comité Político de esa organización, Rafael Alburquerque, quien acusó a los partidos Reformista Socialcristiano y Revolucionario Moderno de oponerse a que la Ley de Paridos y de Régimen Electoral se conozca y aprueben, por la postura contradictoria que han asumido con relación al tema.
Alburquerque explicó que ahora cuando la Junta Central Electoral (JCE) formaliza la introducción de un proyecto en el Congreso, se despachan solicitando el diálogo, que abandonaron cuando las cosas se encaminaban.
“El PRM y el Partido Reformista inexplicablemente ahora quieren dialogar. Ellos rompieron las jornadas convocadas por Monseñor Agripino Núñez Collado”, dijo. Alburquerque precisó entonces que ahora se están oponiendo a que el proyecto presentado por la Junta Central Electoral se ventile en el Congreso.
“Es que no se dejan entender, lo que demuestra que en el fondo no quieren la Ley de Partidos ni la del Régimen Electoral”, comentó.
El jurista recordó que es un mandato constitucional que establece que los partidos políticos se rijan por una ley y que la Ley Electoral vigente se acople a los cambios de la Carta Magna promulgada en el 2010.
Propuesta del Foro
Fopppredom planteó a la Junta Central Electoral que en los proyectos de leyes que deben de aprobar se elimine el voto preferencial, al menos para los regidores.
Sugirieron se implemente el voto electrónico y que se regule el uso de las redes sociales para fines electorales, en lo relativo a la creación de cuentas falsas.
Otra propuesta es que se cree el Ministerio Público para Asuntos Electorales, así como una comisión de vigilancia y control de los programas sociales solventados con fondos públicos.
Además exigieron determinar cuáles espacios públicos, en los municipios, pueden usarse para publicidad en campaña para su distribución equitativa.
Propusieron que el tema de las primarias y el día en que deben realizarse, se deje a la potestad de los estatutos de los partidos políticos.
Manifestaron que se debe disponer que en caso de alianza, cuando el elector marque más de un recuadro los votos válidos sean distribuidos en partes iguales.
Las primarias
Sobre el tema de las primarias, Franklin Almeyda estimó que es imprescindible que las elecciones primarias se desarrollen dentro de un proceso que contemple un padrón particular para cada entidad política, y en un ambiente supervisado estrictamente por la Junta Central Electoral.
Significó que es vital que la legislación establezca que cada partido estará obligado a elaborar su propio padrón y presentarlo de manera depurada, lo que a su vez garantizará un mayor activismo en estas formaciones.
La nueva ruta del proyecto
La bola del proyecto de Ley de Partidos y agrupaciones políticas está en la Comisión de Justicia del Senado, que anunció para el martes 18 un encuentro con el Consejo Económico y Social; el miércoles 19 con los partidos minoritarios y el jueves 20 vistas públicas. Arístides Victoria, presidente de la comisión, dijo que “escucharán todos los sectores que quieren expresar su parecer sobre dichos proyectos”.
El senador del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Santiago Zorrilla, pidió retomar el diálogo bajo la mediación de monseñor Agripino Núñez Collado y consensuar con la Junta Central Electoral acerca de los proyectos de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas y del Régimen Electoral.
“Si de 26 partidos, hay 24 de acuerdo, el PLD no debe oponerse a darle la oportunidad del diálogo a esos 24 partidos que quieren hablar”, expresó Zorrilla, miembro de la Comisión Permanente de Justicia y Derechos Humanos del Senado que tiene en agenda recibir a los miembros del Consejo Económico y Social para el próximo día 18 de abril.
El senador de El Seibo aseguró que hay ánimo de que se aprueben este año ambas leyes, sin embargo consideró que “no puede ser de una forma unilateral donde el PLD diga que no se va a sentar sobre la mesa”.
Mientras la presidenta de la Cámara de Diputados afirmó no entender “por qué en este país se complican tanto las cosas”, ante las peticiones de la oposición de que se reanude el debate junto a organizaciones de la sociedad civil para la aprobación de la ley de Partidos y Agrupaciones Políticas.
“Ahora hay que sacarla del Congreso ¿y entonces? Este país no hay quien lo entienda”, sostuvo la legisladora, al recordar que fue ella quien ordenó que sea una comisión especial, integrada por los voceros de todos los partidos, que estudie el proyecto en la Cámara de Diputados.
Apuntó que al final serán los partidos políticos los que definirán la aprobación de la ley.
Al respecto, el senador por Espaillat, José Rafael Vargas, reivindicó que será el Congreso el centro del diálogo para que todo el que tenga una opinión acuda allí y la exponga, tanto desde los partidos minoritarios como desde la sociedad civil.
“Si estamos llamando a todo el que tenga algo es porque vamos a concluir estos trabajos”, expresó Vargas, quien también es miembro de la comisión que estudia la ley de Partidos.
Recordó que las divergencias entre las distintas corrientes políticas han estado entorno a cinco puntos que son: la organización de las primarias de los partidos, el financiamiento, la representación y la definición de la personería jurídica de los partidos. CR

Disidencias políticas amenazan parir una Ley de Partidos sin la oposición




SANTO DOMINGO. En los últimos tres años, el principal problema para la aprobación de la Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas ha sido la forma de diálogo, más que el fondo.
Los partidos políticos ahora tienen como principal punto de contradicción el lugar del diálogo: si en el Congreso Nacional o en un escenario neutral con un mediador como la Junta Central Electoral o monseñor Agripino Núñez Collado.
Ya el PLD, en voz de su secretario general, Reinaldo Pared y sus senadores, rechazó que el diálogo salga del Congreso Nacional.
El Bloque Opositor insiste en sacar del Congreso el diálogo, y el denominado Foro Permanente de Partidos Políticos de la República Dominicana (Fopppredom) propone que se constituya una “mesa de diálogo” coordinada por la Junta Central Electoral con representaciones de los partidos mayoritarios y minoritarios, así como las iglesias y la sociedad civil.
El Foppredom se unió al PRM en ese pedido, contrario a la posición del aliado de la mayoría de los partidos que integran ese foro, que preside el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y coordina el Bloque Institucional Social Demócrata (BIS).
Pero ojo, una voz diferente se expresó en el PLD, pues Franklin Almeyda, miembro del Comité Político del PLD, propuso realizar una cumbre de las organizaciones políticas para alcanzar consenso en torno a los tres aspectos de carácter legal que generan más dificultades en el sistema electoral dominicano, como son: Las elecciones primarias, el financiamiento de sus actividades y el voto preferencial.
Ahí radican las mayores diferencias de fondo entre la oposición, el bloque oficialista y los partidos mayoritarios y minoritarios.
Puntos conflictivos
El principal partido de oposición, el Revolucionario Moderno (PRM), aboga por la celebración de primarias simultáneas en todos los partidos en un mismo día, posición en la que coincide con el presidente de la República, Danilo Medina, pero que rechaza el presidente del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández. La posición del PLD en la reunión del pasado martes con la comisión de Justicia del Senado fue externada por el miembro del Comité Político de esa organización, Rafael Alburquerque, quien acusó a los partidos Reformista Socialcristiano y Revolucionario Moderno de oponerse a que la Ley de Paridos y de Régimen Electoral se conozca y aprueben, por la postura contradictoria que han asumido con relación al tema.
Alburquerque explicó que ahora cuando la Junta Central Electoral (JCE) formaliza la introducción de un proyecto en el Congreso, se despachan solicitando el diálogo, que abandonaron cuando las cosas se encaminaban.
“El PRM y el Partido Reformista inexplicablemente ahora quieren dialogar. Ellos rompieron las jornadas convocadas por Monseñor Agripino Núñez Collado”, dijo. Alburquerque precisó entonces que ahora se están oponiendo a que el proyecto presentado por la Junta Central Electoral se ventile en el Congreso.
“Es que no se dejan entender, lo que demuestra que en el fondo no quieren la Ley de Partidos ni la del Régimen Electoral”, comentó.
El jurista recordó que es un mandato constitucional que establece que los partidos políticos se rijan por una ley y que la Ley Electoral vigente se acople a los cambios de la Carta Magna promulgada en el 2010.
Propuesta del Foro
Fopppredom planteó a la Junta Central Electoral que en los proyectos de leyes que deben de aprobar se elimine el voto preferencial, al menos para los regidores.
Sugirieron se implemente el voto electrónico y que se regule el uso de las redes sociales para fines electorales, en lo relativo a la creación de cuentas falsas.
Otra propuesta es que se cree el Ministerio Público para Asuntos Electorales, así como una comisión de vigilancia y control de los programas sociales solventados con fondos públicos.
Además exigieron determinar cuáles espacios públicos, en los municipios, pueden usarse para publicidad en campaña para su distribución equitativa.
Propusieron que el tema de las primarias y el día en que deben realizarse, se deje a la potestad de los estatutos de los partidos políticos.
Manifestaron que se debe disponer que en caso de alianza, cuando el elector marque más de un recuadro los votos válidos sean distribuidos en partes iguales.
Las primarias
Sobre el tema de las primarias, Franklin Almeyda estimó que es imprescindible que las elecciones primarias se desarrollen dentro de un proceso que contemple un padrón particular para cada entidad política, y en un ambiente supervisado estrictamente por la Junta Central Electoral.
Significó que es vital que la legislación establezca que cada partido estará obligado a elaborar su propio padrón y presentarlo de manera depurada, lo que a su vez garantizará un mayor activismo en estas formaciones.
La nueva ruta del proyecto
La bola del proyecto de Ley de Partidos y agrupaciones políticas está en la Comisión de Justicia del Senado, que anunció para el martes 18 un encuentro con el Consejo Económico y Social; el miércoles 19 con los partidos minoritarios y el jueves 20 vistas públicas. Arístides Victoria, presidente de la comisión, dijo que “escucharán todos los sectores que quieren expresar su parecer sobre dichos proyectos”.
El senador del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Santiago Zorrilla, pidió retomar el diálogo bajo la mediación de monseñor Agripino Núñez Collado y consensuar con la Junta Central Electoral acerca de los proyectos de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas y del Régimen Electoral.
“Si de 26 partidos, hay 24 de acuerdo, el PLD no debe oponerse a darle la oportunidad del diálogo a esos 24 partidos que quieren hablar”, expresó Zorrilla, miembro de la Comisión Permanente de Justicia y Derechos Humanos del Senado que tiene en agenda recibir a los miembros del Consejo Económico y Social para el próximo día 18 de abril.
El senador de El Seibo aseguró que hay ánimo de que se aprueben este año ambas leyes, sin embargo consideró que “no puede ser de una forma unilateral donde el PLD diga que no se va a sentar sobre la mesa”.
Mientras la presidenta de la Cámara de Diputados afirmó no entender “por qué en este país se complican tanto las cosas”, ante las peticiones de la oposición de que se reanude el debate junto a organizaciones de la sociedad civil para la aprobación de la ley de Partidos y Agrupaciones Políticas.
“Ahora hay que sacarla del Congreso ¿y entonces? Este país no hay quien lo entienda”, sostuvo la legisladora, al recordar que fue ella quien ordenó que sea una comisión especial, integrada por los voceros de todos los partidos, que estudie el proyecto en la Cámara de Diputados.
Apuntó que al final serán los partidos políticos los que definirán la aprobación de la ley.
Al respecto, el senador por Espaillat, José Rafael Vargas, reivindicó que será el Congreso el centro del diálogo para que todo el que tenga una opinión acuda allí y la exponga, tanto desde los partidos minoritarios como desde la sociedad civil.
“Si estamos llamando a todo el que tenga algo es porque vamos a concluir estos trabajos”, expresó Vargas, quien también es miembro de la comisión que estudia la ley de Partidos.
Recordó que las divergencias entre las distintas corrientes políticas han estado entorno a cinco puntos que son: la organización de las primarias de los partidos, el financiamiento, la representación y la definición de la personería jurídica de los partidos. CR