Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. Dos mujeres que tenían cero ingresos en promedio de unos seis años, han logrado levantar negocios que les generan más de RD$30,000 al mes, gracias a la capacitación, según ellas mismas cuentan, que recibieron a través de Progresando con Solidaridad (Prosoli).
En una visita a Diario Libre, acompañadas de de una persona de comunicaciones de la Vicepresidencia de la República, Bienvenida García Adames y Wildiska Santos Morel, contaron cómo después de recibir capacitación iniciaron sus propios negocios, y llevan el mensaje positivo a otras mujeres de la comunidad para ayudarlas a progresar.
García Adames, quien ya recibe ingresos por el orden de unos RD$40,000 al mes, manifestó que ella empezó a recibir capacitación de Prosoli hace más de seis años, luego que su esposo murió y no tenía con qué mantener a sus hijos.
“En las reuniones que hacían nos decían que teníamos que llevar a nuestros niños a la escuela y que los teníamos que llevar a consulta con el médico y no sólo cuando estén enfermos”, precisó la señora que recibió la tarjeta de Solidaridad del gobierno hace unos seis años.
García Adames, quien es oriunda de San Pedro de Macorís, dice que el mayor logro que ya puede exhibir hasta el momento es que está “echando sus hijos para lante”, con el negocio de fabricación de colchas y cortinas y la venta de lencerías.
En tanto que Santos, quien es de San José de Matanzas, Nagua, se capacitó a través del programa Prosoli en el área de moda y artesanía y hoy en día genera ingresos por el orden de unos RD$30,000.
“Conocí el programa Progresando con Solidaridad a través de mi madre. He realizado cuatro cursos a través del programa, que son decoración calipsos, flores, visuterías y elaboración de artesanía en jacintas o lilas”, expresó Santos.
Tanto García Adames, como Santos, ahora viven de lo que aprendieron a través del programa, y motivan a otras personas que viven en pobreza a que aprendan un oficio para que puedan generar ingresos y satisfacer sus necesidades económicas.

Se capacitaron y hoy ganan más de RD$30,000 al mes



SANTO DOMINGO. Dos mujeres que tenían cero ingresos en promedio de unos seis años, han logrado levantar negocios que les generan más de RD$30,000 al mes, gracias a la capacitación, según ellas mismas cuentan, que recibieron a través de Progresando con Solidaridad (Prosoli).
En una visita a Diario Libre, acompañadas de de una persona de comunicaciones de la Vicepresidencia de la República, Bienvenida García Adames y Wildiska Santos Morel, contaron cómo después de recibir capacitación iniciaron sus propios negocios, y llevan el mensaje positivo a otras mujeres de la comunidad para ayudarlas a progresar.
García Adames, quien ya recibe ingresos por el orden de unos RD$40,000 al mes, manifestó que ella empezó a recibir capacitación de Prosoli hace más de seis años, luego que su esposo murió y no tenía con qué mantener a sus hijos.
“En las reuniones que hacían nos decían que teníamos que llevar a nuestros niños a la escuela y que los teníamos que llevar a consulta con el médico y no sólo cuando estén enfermos”, precisó la señora que recibió la tarjeta de Solidaridad del gobierno hace unos seis años.
García Adames, quien es oriunda de San Pedro de Macorís, dice que el mayor logro que ya puede exhibir hasta el momento es que está “echando sus hijos para lante”, con el negocio de fabricación de colchas y cortinas y la venta de lencerías.
En tanto que Santos, quien es de San José de Matanzas, Nagua, se capacitó a través del programa Prosoli en el área de moda y artesanía y hoy en día genera ingresos por el orden de unos RD$30,000.
“Conocí el programa Progresando con Solidaridad a través de mi madre. He realizado cuatro cursos a través del programa, que son decoración calipsos, flores, visuterías y elaboración de artesanía en jacintas o lilas”, expresó Santos.
Tanto García Adames, como Santos, ahora viven de lo que aprendieron a través del programa, y motivan a otras personas que viven en pobreza a que aprendan un oficio para que puedan generar ingresos y satisfacer sus necesidades económicas.