SANTO DOMINGO. Tras el interrogatorio la semana pasada del exministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, las investigaciones que realiza la procuraduría General de la República han entrado en un período de hibernación, por lo menos en cuanto a acciones públicas.
Ni en los alrededores de la oficina del procurador Jean Alain Rodríguez, ni de la directora de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), Laura Pelletier, se ha observado movimientos en los últimos días, y tampoco la Dirección de Comunicaciones ha emitido información sobre el curso actual de las investigaciones, que con tres meses de iniciadas, aun no producen acción contundente contra ningún vinculado.
En contraposición, en el entorno internacional se siguen destapando informaciones relativas a las personas que recibieron dádivas de parte de la empresa brasileña Odebrecht, que habría admitido repartir unos US$788 millones en soborno en 12 países.
En el día de ayer, el presidente colombiano Juan Manuel Santos debió desvincularse y pedir excusas, luego de que su exjefe de campaña, Roberto Prieto admitiera a Blu Radio que Odebrecht pagó unos US$400,000 para financiar su campaña en 2010.
Según Prieto, el pago se hizo a un vendedor para imprimir dos millones de afiches de la propaganda.
“Lamento profundamente y pido excusas a los colombianos por este hecho tan bochornoso que nunca ha debido de suceder, y del que me acabo de enterar”, declaró Santos a través de un mensaje por la red social Twitter.
Aseguró que nunca autorizó ni tuvo conocimiento de esas operaciones que -afirma- violan las normas éticas y de control que exigió durante la campaña.
Santos pidió a los involucrados aclarar el hecho a la menor brevedad posible y a las autoridades que investiguen para que se sancione cualquier acto de corrupción.
La semana pasada, la revista brasileña Veja.com publicó informaciones atribuidas a Gilberto Silva, uno de los delatores del caso Odebrecht, quien habría admitido que a través del publicista Joao Santana esa empresa financió campañas políticas en varios países, incluido Brasil, Panamá, Venezuela, Angola, El Salvador y República Dominicana.
También una publicación el periódico Estado de Brasil, recoge declaraciones del ex director general de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, según las cuales, a través del Departamento de Operaciones Estructuradas de la constructora, o “departamento de las coimas”, se financiaron campañas electorales entre 2006 y 2014 por un monto de US$ 3,390 millones. Márcio Adriano Anselmo, conocido como el padre de Lava Jato, por ser quien inició en Curitiba las investigaciones que destaparon el escándalo de corrupción en Petrobras, y la estructura de sobornos en la empresa Odebrecht , salió del caso.
Una nota de la Policía Federal en Curitiba, Paraná, confirma la información al tiempo que se adelanta a desmentir que la salida del investigador implique un desmembramiento del caso en esa jurisdicción.
“La Administración Regional y la Coordinación Regional de la Operación Lava Jato” ratifican que son totalmente noticia infundada de que la operación Lava Jato dentro de la Policía Federal en Paraná ha sufrido o sufrirá un desmembramiento”, plantea la Policía Federal a través de un comunicado distribuido a los medios de prensa.
Señala que ya se eligió el nombre del nuevo delegado que ocupará el lugar del jefe de la Policía Federal, Márcio Adriano Anselmo, y que dicho nombre se dará a conocer a su debido tiempo.
El caso de Lava Jato, que este 17 de marzo arriba a tres años, se inició cuando el investigadores en Curitiba, liderados por Adriano Anselmo, comenzaron a indagar las actividades de una persona, a la que se vinculaba al mercado ilegal de lavado de dinero o “doleiro”, que funcionaba en un negocio de lavado de autos.
Los investigadores encontraron entonces que las actividades funcionaban con más de un frente, siendo liderado uno de esos por un condenado por lavado de nombre Alberto Youssef. En los correos que los investigadores analizaron de esta persona, encontraron el elemento “clave” que los llevó a lo que hoy se conoce como Lava Jato: informaciones sobre una camioneta Range Rover que le regaló a Yousseff, Paulo Roberto Costa, ex director de abastecimiento de Petrobras.
“No pensamos que llegaríamos a donde estamos ahora”, declaró Adriano Alselmo a Diario Libre, durante una entrevista en marzo del año pasado en Curitiba.
En esa ocasión, “el Padre de Lava Jato” declaró sentirse cansado físicamente, pues debía trabajar largas horas en el caso, del que aspiraba poder terminar a mediados del 2016.

Pesquisas del caso Odebrecht cumplen tres meses en República Dominicana



SANTO DOMINGO. Tras el interrogatorio la semana pasada del exministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, las investigaciones que realiza la procuraduría General de la República han entrado en un período de hibernación, por lo menos en cuanto a acciones públicas.
Ni en los alrededores de la oficina del procurador Jean Alain Rodríguez, ni de la directora de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), Laura Pelletier, se ha observado movimientos en los últimos días, y tampoco la Dirección de Comunicaciones ha emitido información sobre el curso actual de las investigaciones, que con tres meses de iniciadas, aun no producen acción contundente contra ningún vinculado.
En contraposición, en el entorno internacional se siguen destapando informaciones relativas a las personas que recibieron dádivas de parte de la empresa brasileña Odebrecht, que habría admitido repartir unos US$788 millones en soborno en 12 países.
En el día de ayer, el presidente colombiano Juan Manuel Santos debió desvincularse y pedir excusas, luego de que su exjefe de campaña, Roberto Prieto admitiera a Blu Radio que Odebrecht pagó unos US$400,000 para financiar su campaña en 2010.
Según Prieto, el pago se hizo a un vendedor para imprimir dos millones de afiches de la propaganda.
“Lamento profundamente y pido excusas a los colombianos por este hecho tan bochornoso que nunca ha debido de suceder, y del que me acabo de enterar”, declaró Santos a través de un mensaje por la red social Twitter.
Aseguró que nunca autorizó ni tuvo conocimiento de esas operaciones que -afirma- violan las normas éticas y de control que exigió durante la campaña.
Santos pidió a los involucrados aclarar el hecho a la menor brevedad posible y a las autoridades que investiguen para que se sancione cualquier acto de corrupción.
La semana pasada, la revista brasileña Veja.com publicó informaciones atribuidas a Gilberto Silva, uno de los delatores del caso Odebrecht, quien habría admitido que a través del publicista Joao Santana esa empresa financió campañas políticas en varios países, incluido Brasil, Panamá, Venezuela, Angola, El Salvador y República Dominicana.
También una publicación el periódico Estado de Brasil, recoge declaraciones del ex director general de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, según las cuales, a través del Departamento de Operaciones Estructuradas de la constructora, o “departamento de las coimas”, se financiaron campañas electorales entre 2006 y 2014 por un monto de US$ 3,390 millones. Márcio Adriano Anselmo, conocido como el padre de Lava Jato, por ser quien inició en Curitiba las investigaciones que destaparon el escándalo de corrupción en Petrobras, y la estructura de sobornos en la empresa Odebrecht , salió del caso.
Una nota de la Policía Federal en Curitiba, Paraná, confirma la información al tiempo que se adelanta a desmentir que la salida del investigador implique un desmembramiento del caso en esa jurisdicción.
“La Administración Regional y la Coordinación Regional de la Operación Lava Jato” ratifican que son totalmente noticia infundada de que la operación Lava Jato dentro de la Policía Federal en Paraná ha sufrido o sufrirá un desmembramiento”, plantea la Policía Federal a través de un comunicado distribuido a los medios de prensa.
Señala que ya se eligió el nombre del nuevo delegado que ocupará el lugar del jefe de la Policía Federal, Márcio Adriano Anselmo, y que dicho nombre se dará a conocer a su debido tiempo.
El caso de Lava Jato, que este 17 de marzo arriba a tres años, se inició cuando el investigadores en Curitiba, liderados por Adriano Anselmo, comenzaron a indagar las actividades de una persona, a la que se vinculaba al mercado ilegal de lavado de dinero o “doleiro”, que funcionaba en un negocio de lavado de autos.
Los investigadores encontraron entonces que las actividades funcionaban con más de un frente, siendo liderado uno de esos por un condenado por lavado de nombre Alberto Youssef. En los correos que los investigadores analizaron de esta persona, encontraron el elemento “clave” que los llevó a lo que hoy se conoce como Lava Jato: informaciones sobre una camioneta Range Rover que le regaló a Yousseff, Paulo Roberto Costa, ex director de abastecimiento de Petrobras.
“No pensamos que llegaríamos a donde estamos ahora”, declaró Adriano Alselmo a Diario Libre, durante una entrevista en marzo del año pasado en Curitiba.
En esa ocasión, “el Padre de Lava Jato” declaró sentirse cansado físicamente, pues debía trabajar largas horas en el caso, del que aspiraba poder terminar a mediados del 2016.