Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) Pareja de Quirinito niega fuera detenida dice que fue a la Procuraduría a entregar documentos (TODOEXITO.NET) Índice de la Actividad Manufacturera se coloca por debajo de 50 puntos (TODOEXITO.NET) Empieza mañana XII Congreso Dominicano de Historia “El Caribe en el siglo XVII” (TODOEXITO.NET) Madre recibe RD$54 mil de ayuda, pero trasplante a su bebé cuesta RD$6 millones (TODOEXITO.NET) Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán ( TODOEXITO.NET) Inglés detenido por muerte de dos holandeses en El Seibo sería deportado en las próximas horas (TODOEXITO.NET) Adrian Beltré: “Sé que tengo que trabajar todos los días para ser mejor que cualquiera que esté cerca de mí” (TODOEXITO.NET) Reporte del FBI: Suben crímenes de odio por segundo año consecutivo. somos Grup.Martmarg


PENSILVANIA. Después de más de 15 años de hacer dieta, Mary Clancey se había resignado a ser una anciana con un vientre enorme, pero a medida que su salud se deterioraba, su hijo la convenció de ir al médico. Lo que encontraron los doctores los dejó impactados: la mujer de 71 años tenía un tumor en uno de sus ovarios de unas 140 libras.
El 10 de noviembre, los médicos en Lehigh Valley Health Network, en Allentown, Pensilvania, retiraron la masa cancerosa de etapa 1 en una operación que duró cinco horas. Clancey entró pesando 165 kilos (365 libras). Al salir del quirófano había perdido 81 kilos (180 libras), entre tumor y tejido, prácticamente la mitad de su peso, dijeron los médicos.
“Ni en los sueños más alocados uno puede imaginarse algo así de enorme”, dijo la anciana a la televisora local NBC10.
Cuando comenzó a subir de peso, los médicos sólo le decían a Clancey que vigilara lo que comía, pero con una altura de 152 centímetros (5 pies), ella dijo que se sentía destinada a convertirse en una “pequeña anciana redonda”.El tumor en realidad no le causaba dolor “solo me hacía sentir incomodidad ahí”, dijo ella, pero para cuando fue al hospital, ya tenía dificultades para caminar o estar de pie.
Richard Boulay, el médico que la operó, dijo que la masa era tan grande que ni siquiera cabía en la imagen captada en una tomografía.
El tumor “la estaba matando lentamente”, comentó Bouley el jueves durante una conferencia de prensa en el hospital.
Para poder retirar el tumor, tuvo que colocarse una segunda mesa junto a donde estaba acostada Clancey para que la masa pudiera extraerse sin romperse, dijo el diario The Morning Call.
Como el tumor básicamente está conformado por agua, era “resbaloso y desagradable”, dijo Boulay.
Después de pasar casi un mes en recuperación, la paciente regresó a su casa y ahora está trabajando en recuperar su vida, pero ahora como una mujer delgada.
Los médicos dicen que las pruebas revelaron que el tumor no es canceroso y que ella no necesita más tratamiento, reportó el Call.

Médicos extraen un tumor de 140 libras a una mujer de 71 años



PENSILVANIA. Después de más de 15 años de hacer dieta, Mary Clancey se había resignado a ser una anciana con un vientre enorme, pero a medida que su salud se deterioraba, su hijo la convenció de ir al médico. Lo que encontraron los doctores los dejó impactados: la mujer de 71 años tenía un tumor en uno de sus ovarios de unas 140 libras.
El 10 de noviembre, los médicos en Lehigh Valley Health Network, en Allentown, Pensilvania, retiraron la masa cancerosa de etapa 1 en una operación que duró cinco horas. Clancey entró pesando 165 kilos (365 libras). Al salir del quirófano había perdido 81 kilos (180 libras), entre tumor y tejido, prácticamente la mitad de su peso, dijeron los médicos.
“Ni en los sueños más alocados uno puede imaginarse algo así de enorme”, dijo la anciana a la televisora local NBC10.
Cuando comenzó a subir de peso, los médicos sólo le decían a Clancey que vigilara lo que comía, pero con una altura de 152 centímetros (5 pies), ella dijo que se sentía destinada a convertirse en una “pequeña anciana redonda”.El tumor en realidad no le causaba dolor “solo me hacía sentir incomodidad ahí”, dijo ella, pero para cuando fue al hospital, ya tenía dificultades para caminar o estar de pie.
Richard Boulay, el médico que la operó, dijo que la masa era tan grande que ni siquiera cabía en la imagen captada en una tomografía.
El tumor “la estaba matando lentamente”, comentó Bouley el jueves durante una conferencia de prensa en el hospital.
Para poder retirar el tumor, tuvo que colocarse una segunda mesa junto a donde estaba acostada Clancey para que la masa pudiera extraerse sin romperse, dijo el diario The Morning Call.
Como el tumor básicamente está conformado por agua, era “resbaloso y desagradable”, dijo Boulay.
Después de pasar casi un mes en recuperación, la paciente regresó a su casa y ahora está trabajando en recuperar su vida, pero ahora como una mujer delgada.
Los médicos dicen que las pruebas revelaron que el tumor no es canceroso y que ella no necesita más tratamiento, reportó el Call.