Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


MADRID. En la atmósfera de la Tierra serpentean las llamadas ondas planetarias o de Rossby, la cuales también podrían existir en el Sol, según un nuevo estudio liderado por científicos del estadounidense Centro para la Investigación Atmosférica (NCAR).
Las ondas planetarias que se forman sobre la Tierra tienen una influencia sobre el tiempo terrestre y, de igual manera, las recién descubiertas en el Sol pueden estar íntimamente ligadas con su actividad solar, incluyendo la aparición de manchas solares y las erupciones en esa estrella.
“El descubrimiento de las ondas magnetizadas Rossby en el Sol ofrecen una atractiva posibilidad de poder predecir el tiempo en el espacio con mucho más margen”, según el autor principal del estudio y miembro del NCAR Scott McIntosh.
Ondas planetarias
En la Tierra, las ondas Rossby están asociadas con la formación de sistemas de altas y bajas presiones, las cuales influyen en el tiempo local.
Esas ondas se forman en fluidos que dan vueltas -tanto en la atmósfera como en los océanos- y puesto que el Sol también rota y está hecho en gran medida de plasma que se comporta, en cierta manera, como un gran océano magnetizado, la existencia de ondas similares a las Rossby “no sería una sorpresa”, agregó McIntosh.
Los científicos no disponían, hasta hace poco, de los instrumentos apropiados para distinguir ese tipo de ondas en el Sol y además, históricamente, su observación del astro solo se ha podido hacer desde un único punto de vista: el que se ve desde la Tierra.
Sin embargo, entre 2011 y 2014 los científicos tuvieron una oportunidad única para observar toda la atmósfera solar a la vez, cuando el Observatorio dinámico solar (SDO) de la NASA se situó entre la Tierra y el Sol. Los datos obtenidos se complementaron con los del Observatorio de las relaciones solares terrestres (Stereo).
Así, combinando los datos de los satélites pudieron observar todo el Sol, algo muy importante para estudios como el ahora publicado sobre las ondas planetarias en los que se quiere medir todo a la vez.
Gracias a las imágenes llegadas del SDO y el Stereo, los expertos pudieron identificar un sendero de puntos coronales brillantes que pueden verse en toda la superficie solar, que han usado para investigar capas más bajas la atmósfera del astro.
Nuevos descubrimientos
Los expertos usaron diversas herramientas de diagnóstico que, junto a los datos, les llevaron a concluir que existen bandas de actividad magnetizada que se propaga a lo largo del Sol tal y como lo hacen las ondas Rossby en la Tierra.
Ese descubrimiento podría vincular también una serie de varios fenómenos solares como los campos magnéticos, incluida la formación de manchas solares, y el origen del ciclo solar de once años, fenómenos que influyen en el planeta Tierra y otros planetas. EFE
Las ondas Rossby están asociadas con la formación de sistemas de altas y bajas presiones.
Una perspectiva
“Es posible que todo ello esté relacionado, pero debemos tener una perspectiva global”, indicó McIntosh, quien considera que durante varias décadas “se ha observado el impacto de esas ondas similares a las Rossby, pero aún no hemos sido capaces de ver el panorama global”.

Detectan en el Sol ondas planetarias similares a las terrestres



MADRID. En la atmósfera de la Tierra serpentean las llamadas ondas planetarias o de Rossby, la cuales también podrían existir en el Sol, según un nuevo estudio liderado por científicos del estadounidense Centro para la Investigación Atmosférica (NCAR).
Las ondas planetarias que se forman sobre la Tierra tienen una influencia sobre el tiempo terrestre y, de igual manera, las recién descubiertas en el Sol pueden estar íntimamente ligadas con su actividad solar, incluyendo la aparición de manchas solares y las erupciones en esa estrella.
“El descubrimiento de las ondas magnetizadas Rossby en el Sol ofrecen una atractiva posibilidad de poder predecir el tiempo en el espacio con mucho más margen”, según el autor principal del estudio y miembro del NCAR Scott McIntosh.
Ondas planetarias
En la Tierra, las ondas Rossby están asociadas con la formación de sistemas de altas y bajas presiones, las cuales influyen en el tiempo local.
Esas ondas se forman en fluidos que dan vueltas -tanto en la atmósfera como en los océanos- y puesto que el Sol también rota y está hecho en gran medida de plasma que se comporta, en cierta manera, como un gran océano magnetizado, la existencia de ondas similares a las Rossby “no sería una sorpresa”, agregó McIntosh.
Los científicos no disponían, hasta hace poco, de los instrumentos apropiados para distinguir ese tipo de ondas en el Sol y además, históricamente, su observación del astro solo se ha podido hacer desde un único punto de vista: el que se ve desde la Tierra.
Sin embargo, entre 2011 y 2014 los científicos tuvieron una oportunidad única para observar toda la atmósfera solar a la vez, cuando el Observatorio dinámico solar (SDO) de la NASA se situó entre la Tierra y el Sol. Los datos obtenidos se complementaron con los del Observatorio de las relaciones solares terrestres (Stereo).
Así, combinando los datos de los satélites pudieron observar todo el Sol, algo muy importante para estudios como el ahora publicado sobre las ondas planetarias en los que se quiere medir todo a la vez.
Gracias a las imágenes llegadas del SDO y el Stereo, los expertos pudieron identificar un sendero de puntos coronales brillantes que pueden verse en toda la superficie solar, que han usado para investigar capas más bajas la atmósfera del astro.
Nuevos descubrimientos
Los expertos usaron diversas herramientas de diagnóstico que, junto a los datos, les llevaron a concluir que existen bandas de actividad magnetizada que se propaga a lo largo del Sol tal y como lo hacen las ondas Rossby en la Tierra.
Ese descubrimiento podría vincular también una serie de varios fenómenos solares como los campos magnéticos, incluida la formación de manchas solares, y el origen del ciclo solar de once años, fenómenos que influyen en el planeta Tierra y otros planetas. EFE
Las ondas Rossby están asociadas con la formación de sistemas de altas y bajas presiones.
Una perspectiva
“Es posible que todo ello esté relacionado, pero debemos tener una perspectiva global”, indicó McIntosh, quien considera que durante varias décadas “se ha observado el impacto de esas ondas similares a las Rossby, pero aún no hemos sido capaces de ver el panorama global”.