Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. En el siglo XIX, en la lejana época en que vivió Juan Pablo Duarte, padre de la Patria dominicana, los días pasaban con tranquilidad y la gente se acostaba temprano, pues las calles no tenían alumbrado.
Dada la oscuridad y soledad de las largas noches, la gente apenas salía y las casas se iluminaban con velas, lámparas de aceite y jachos de cuaba.
La pequeña ciudad amurallada estaba formada por bohíos techados de palma y casas de piedra y mampostería. Tenía algunas edificaciones sólidas, construidas en la época colonial como las apreciadas Alcázar de Colón, la Casa del Tostado, la residencia de Rodrigo de Bastidas y otras magnificas moradas que han soportado el paso del tiempo. Medios de comunicación y transporte
Entonces, cuando no existían correos oficiales ni la tecnología de estos tiempos postmodernos, eran populares los “mandatos”, las cartas, los rumores y pasquines.
Existieron pocos periódicos, con muy escasa circulación. Con El telégrafo constitucional, creado por José Núñez de Cáceres en 1821, de corta permanencia, se promovió la Independencia.
La gente se transportaba a pie, a caballo y carretas. Las pocas personas que viajaban al exterior usaban balandras y otras naves. Las cargas se acarreaban por mar, en carretas y a lomo de caballos y mulos.
El país no tenía carreteras y las regiones, muy aisladas unas de otras, se comunicaban por embarcaciones, caminos y trillos, que se solían recorrer durante días en recuas.

¿Sabes cómo era la vida en la época de Juan Pablo Duarte?



SANTO DOMINGO. En el siglo XIX, en la lejana época en que vivió Juan Pablo Duarte, padre de la Patria dominicana, los días pasaban con tranquilidad y la gente se acostaba temprano, pues las calles no tenían alumbrado.
Dada la oscuridad y soledad de las largas noches, la gente apenas salía y las casas se iluminaban con velas, lámparas de aceite y jachos de cuaba.
La pequeña ciudad amurallada estaba formada por bohíos techados de palma y casas de piedra y mampostería. Tenía algunas edificaciones sólidas, construidas en la época colonial como las apreciadas Alcázar de Colón, la Casa del Tostado, la residencia de Rodrigo de Bastidas y otras magnificas moradas que han soportado el paso del tiempo. Medios de comunicación y transporte
Entonces, cuando no existían correos oficiales ni la tecnología de estos tiempos postmodernos, eran populares los “mandatos”, las cartas, los rumores y pasquines.
Existieron pocos periódicos, con muy escasa circulación. Con El telégrafo constitucional, creado por José Núñez de Cáceres en 1821, de corta permanencia, se promovió la Independencia.
La gente se transportaba a pie, a caballo y carretas. Las pocas personas que viajaban al exterior usaban balandras y otras naves. Las cargas se acarreaban por mar, en carretas y a lomo de caballos y mulos.
El país no tenía carreteras y las regiones, muy aisladas unas de otras, se comunicaban por embarcaciones, caminos y trillos, que se solían recorrer durante días en recuas.