Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTIAGO DE LOS CABALLEROS.-  Agentes de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) mataron la noche del viernes a un presunto intercambio de disparos a Carlos Javier Muñoz, alias El Gordo, de 24 años, quien era uno de los más buscados por la comisión de varios crímenes en esta ciudad.
El Gordo, quien residía en el populoso sector Cienfuegos, fue abatido junto a un acompañante, por agentes policiales que lo ubicaron en un edificio de apartamentos donde se escondía en Canabacoa.
Su acompañante fue identificado como José Edinerson Bueno Espinal (El Willo), de 18 años.
El reporte policial explica que las autoridades les ocuparon a los individuos dos pistolas, una Glock, calibre 9 milímetros, con su cargador con 10 cápsulas y la otra Bryco, calibre 380; un peine con dos cápsulas, una radio de comunicación, un chaleco antibalas y tres celulares.
Al Gordo se le atribuían ser cabecilla de una banda que se dedicaba a la venta de drogas y haber cometido al menos cinco crímenes, incluido la muerte de los hermanos Jordi José y Marco José Hidalgo Casado, de 22 y 23, respectivamente, y herir a otros dos durante una disputa por un punto de drogas en La Cacata de Cienfuegos.

PN mata dos presuntos delincuentes en Santiago; a uno le atribuía 5 asesinatos



SANTIAGO DE LOS CABALLEROS.-  Agentes de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) mataron la noche del viernes a un presunto intercambio de disparos a Carlos Javier Muñoz, alias El Gordo, de 24 años, quien era uno de los más buscados por la comisión de varios crímenes en esta ciudad.
El Gordo, quien residía en el populoso sector Cienfuegos, fue abatido junto a un acompañante, por agentes policiales que lo ubicaron en un edificio de apartamentos donde se escondía en Canabacoa.
Su acompañante fue identificado como José Edinerson Bueno Espinal (El Willo), de 18 años.
El reporte policial explica que las autoridades les ocuparon a los individuos dos pistolas, una Glock, calibre 9 milímetros, con su cargador con 10 cápsulas y la otra Bryco, calibre 380; un peine con dos cápsulas, una radio de comunicación, un chaleco antibalas y tres celulares.
Al Gordo se le atribuían ser cabecilla de una banda que se dedicaba a la venta de drogas y haber cometido al menos cinco crímenes, incluido la muerte de los hermanos Jordi José y Marco José Hidalgo Casado, de 22 y 23, respectivamente, y herir a otros dos durante una disputa por un punto de drogas en La Cacata de Cienfuegos.