Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


El exponente urbano El Poeta Callejero vuelve a ser noticia, y esta ocasión sigue con las incoherencias, sin sentido común y declaraciones sin lógica; uno se cuestiona, sin reírse, de qué si esto es una estrategia del intérprete urbano o es la realidad por la que está atravesando.
De ser así, entonces, el cantante necesita de manera urgente un especialista en la conducta que le ayude a recuperar la lucidez que en un principio tenía antes de que sea más tarde.
En la entrevista con la veterana comunicadora Luz García se observa un Poeta “monosílabo”, con respuestas que sólo él entendía como: “Estoy enamorado de mi hija”, “me killa haber escrito esta canción”, “explícame eso”,
Luz, en un momento se le observa molesta, porque todo las palabras tenía que definírselas. Pero como veterana y con bastante experiencia en entrevistas con artistas nacionales e internacionales la ex Miss República Dominicana 1995 salía del apuro en la que la ponía el llamado Callejero.

El Poeta Callejero necesita un especialista en la conducta, no está bien…



El exponente urbano El Poeta Callejero vuelve a ser noticia, y esta ocasión sigue con las incoherencias, sin sentido común y declaraciones sin lógica; uno se cuestiona, sin reírse, de qué si esto es una estrategia del intérprete urbano o es la realidad por la que está atravesando.
De ser así, entonces, el cantante necesita de manera urgente un especialista en la conducta que le ayude a recuperar la lucidez que en un principio tenía antes de que sea más tarde.
En la entrevista con la veterana comunicadora Luz García se observa un Poeta “monosílabo”, con respuestas que sólo él entendía como: “Estoy enamorado de mi hija”, “me killa haber escrito esta canción”, “explícame eso”,
Luz, en un momento se le observa molesta, porque todo las palabras tenía que definírselas. Pero como veterana y con bastante experiencia en entrevistas con artistas nacionales e internacionales la ex Miss República Dominicana 1995 salía del apuro en la que la ponía el llamado Callejero.