Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. La actriz Meg Ryan era famosa por sus hermosas facciones. Era de las llamadas “baby face” o “cara de niña, durante finales de los 80 y mediados de los 90, sin embargo el interés de la actriz por mantener su lozanía la llevó a realizarse una serie de retoques que más que favorecerle le han perjudicado. Algunos medios internacionales hablan de “desastre facial”.
Aunque el tema ya era tratado por diversos medios, fue su reciente aparición en los premios Tony realizados el pasado domingo que accionaron todas las alarmas. La actriz, de 54 años, apareció con el rostro prácticamente irreconocible.
“Poco queda de los delicados labios y finas líneas de expresión de la ex de Dennis Quaid, porque la tres veces nominada a los Globos de Oro parece haberse inyectado tanto botox que ha perdido su mágica naturalidad, incluso al hablar”, se lee en El Mundo de España.
La actriz aún no ha hablado del tema, pero el periódico “Daily Mirror” asegura que se trata de una nueva cirugía plástica llevada al extremo.
Las críticas a la interprete se han incrementado, debido a que la actriz había asegurado que no le molestaba envejecer, pero su imagen demuestra todo lo contrario.
“Amo mi edad, amo mi vida ahora mismo. Amo la persona en que me he convertido”, dijo en una de las entrevistas. ¿Qué les parece el cambio, exceso de bisturí?

El cambio en el rostro de Meg Ryan del que todos hablan



SANTO DOMINGO. La actriz Meg Ryan era famosa por sus hermosas facciones. Era de las llamadas “baby face” o “cara de niña, durante finales de los 80 y mediados de los 90, sin embargo el interés de la actriz por mantener su lozanía la llevó a realizarse una serie de retoques que más que favorecerle le han perjudicado. Algunos medios internacionales hablan de “desastre facial”.
Aunque el tema ya era tratado por diversos medios, fue su reciente aparición en los premios Tony realizados el pasado domingo que accionaron todas las alarmas. La actriz, de 54 años, apareció con el rostro prácticamente irreconocible.
“Poco queda de los delicados labios y finas líneas de expresión de la ex de Dennis Quaid, porque la tres veces nominada a los Globos de Oro parece haberse inyectado tanto botox que ha perdido su mágica naturalidad, incluso al hablar”, se lee en El Mundo de España.
La actriz aún no ha hablado del tema, pero el periódico “Daily Mirror” asegura que se trata de una nueva cirugía plástica llevada al extremo.
Las críticas a la interprete se han incrementado, debido a que la actriz había asegurado que no le molestaba envejecer, pero su imagen demuestra todo lo contrario.
“Amo mi edad, amo mi vida ahora mismo. Amo la persona en que me he convertido”, dijo en una de las entrevistas. ¿Qué les parece el cambio, exceso de bisturí?