SANTO DOMINGO. El padrón electoral dominicano es “de las cosas más perfectas de América Latina”, según dijo la directora de Latinobarómetro, Martha Lagos, empresa contratada por la Junta Central Electoral (JCE) para realizar la auditoría, que determinó que el cien por ciento de las personas que mostraron sus cédulas estaba en el padrón electoral.
Lagos criticó que una gran cantidad de personas no quiso mostrar su cédula a los técnicos de la institución, lo que atribuyó a desconfianza por el período electoral, por lo que no pudieron comprobar si estaban o no en el padrón, pero que los que sí mostraron sus cédulas son el 70 por ciento de la población, lo que supera países como Chile, donde la proporción es de alrededor del 10%.
Explicó que tomaron una muestra de mil personas, representativas de todo el país, cinco personas por cada unidad muestral, y además, hicieron durante la semana del 4 de abril una verificación por las calles del país y que comprobó, que las personas aparecieron con sus cédulas en los lugares donde dijeron los consultados que vivían.
“Yo quiero felicitar a un país que, teniendo todas las imperfecciones que tenemos, ustedes y todos los países de América Latina, es capaz de producir, una parte de su estado, en un estado superior más cercano a lo que es un país desarrollado”, dijo Lagos.
Sugerencias para el futuro
Mientras que la comisión que evaluó el informe realizado por Latinobarómetro recomendó a la JCE reducir el período de renovación a cinco años, además de implementar un sistema electrónico para la depuración de las personas por fallecimiento.
Dijo que los responsables del informe convocaron a 34 partidos políticos y que sólo nueve se presentaron, y que de esos sólo tres presentaron denuncias y quejas, principalmente sobre la diferencia de los electores entre el primer y segundo padrón entregados.
“Por tanto, las razones alegadas para sustentar las denuncias no constituyen pruebas suficientes para afirmar que exista distorsión alguna en el padrón final entregado a los partidos. Sobre la segunda queja, relativa al cambio de domicilio de electores, se basa en la diferencia entre los dos padrones, de fechas distintas.

Señalan padrón electoral dominicano como uno de los más “perfectos”



SANTO DOMINGO. El padrón electoral dominicano es “de las cosas más perfectas de América Latina”, según dijo la directora de Latinobarómetro, Martha Lagos, empresa contratada por la Junta Central Electoral (JCE) para realizar la auditoría, que determinó que el cien por ciento de las personas que mostraron sus cédulas estaba en el padrón electoral.
Lagos criticó que una gran cantidad de personas no quiso mostrar su cédula a los técnicos de la institución, lo que atribuyó a desconfianza por el período electoral, por lo que no pudieron comprobar si estaban o no en el padrón, pero que los que sí mostraron sus cédulas son el 70 por ciento de la población, lo que supera países como Chile, donde la proporción es de alrededor del 10%.
Explicó que tomaron una muestra de mil personas, representativas de todo el país, cinco personas por cada unidad muestral, y además, hicieron durante la semana del 4 de abril una verificación por las calles del país y que comprobó, que las personas aparecieron con sus cédulas en los lugares donde dijeron los consultados que vivían.
“Yo quiero felicitar a un país que, teniendo todas las imperfecciones que tenemos, ustedes y todos los países de América Latina, es capaz de producir, una parte de su estado, en un estado superior más cercano a lo que es un país desarrollado”, dijo Lagos.
Sugerencias para el futuro
Mientras que la comisión que evaluó el informe realizado por Latinobarómetro recomendó a la JCE reducir el período de renovación a cinco años, además de implementar un sistema electrónico para la depuración de las personas por fallecimiento.
Dijo que los responsables del informe convocaron a 34 partidos políticos y que sólo nueve se presentaron, y que de esos sólo tres presentaron denuncias y quejas, principalmente sobre la diferencia de los electores entre el primer y segundo padrón entregados.
“Por tanto, las razones alegadas para sustentar las denuncias no constituyen pruebas suficientes para afirmar que exista distorsión alguna en el padrón final entregado a los partidos. Sobre la segunda queja, relativa al cambio de domicilio de electores, se basa en la diferencia entre los dos padrones, de fechas distintas.