Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. El desbordamiento de pacientes que se evidencia en el hospital, Francisco Moscoso Puello, tanto en su consulta externa, como en las áreas de internamiento y de emergencia, trae como consecuencia la avería de equipos médicos de gran demanda, como eleectrocardiógrafo, para tratar a pacientes con infartos.
En la emergencia se ve un movimiento constante de pacientes con diferentes casos, cada cierto tiempo llega una ambulancia del 911, lo que intensifica el trabajo de los médicos, que además de asistir a los enfermos, deben lidiar con los insultos de parientes, fruto de la desesperación.
De 900 pacientes que se atendían en un mes en emergencia, ahora se asiste a más de 1,800, mientras que el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911 lleva al Centro asistencial un promedio diario de 35 pacientes.
“Para nadie es un secreto que el hospital tiene una sobre demanda de servicios, y hasta la fecha estamos dando servicios, en algunos casos multiplicadas y hasta triplicadas”, confirma la directora del hospital, Belkis Pimentel.
Esa situación conlleva a un sobreuso de los equipos médicos, y a que sufran averías.
Previo a la entrevista, la directora del hospital consultó a uno de los empleados acerca de los dos electrocardiógrafos del área de emergencia que hasta ayer estaban averiados.
Pimentel dice que lo importante es darle la atención a los pacientes y recordó que el establecimiento de salud es de referencia nacional, lo que aumenta su demanda y sobre pasa su capacidad.
Justo en medio de la conversación, la directora recibió una llamada telefónica desde San José de Ocoa, donde le solicitaban una cama en la unidad de cuidados intensivos, donde solo hay cinco cupos.
Asegura Pimentel que, a pesar de las precariedades, compraron otros aparatos de imágenes, como Rayos X, un sonógrafo y un arteriovenosa que tiene un ecocardiograma integrado.

El hospital Francisco Moscoso Puello se mantiene desbordado



SANTO DOMINGO. El desbordamiento de pacientes que se evidencia en el hospital, Francisco Moscoso Puello, tanto en su consulta externa, como en las áreas de internamiento y de emergencia, trae como consecuencia la avería de equipos médicos de gran demanda, como eleectrocardiógrafo, para tratar a pacientes con infartos.
En la emergencia se ve un movimiento constante de pacientes con diferentes casos, cada cierto tiempo llega una ambulancia del 911, lo que intensifica el trabajo de los médicos, que además de asistir a los enfermos, deben lidiar con los insultos de parientes, fruto de la desesperación.
De 900 pacientes que se atendían en un mes en emergencia, ahora se asiste a más de 1,800, mientras que el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 911 lleva al Centro asistencial un promedio diario de 35 pacientes.
“Para nadie es un secreto que el hospital tiene una sobre demanda de servicios, y hasta la fecha estamos dando servicios, en algunos casos multiplicadas y hasta triplicadas”, confirma la directora del hospital, Belkis Pimentel.
Esa situación conlleva a un sobreuso de los equipos médicos, y a que sufran averías.
Previo a la entrevista, la directora del hospital consultó a uno de los empleados acerca de los dos electrocardiógrafos del área de emergencia que hasta ayer estaban averiados.
Pimentel dice que lo importante es darle la atención a los pacientes y recordó que el establecimiento de salud es de referencia nacional, lo que aumenta su demanda y sobre pasa su capacidad.
Justo en medio de la conversación, la directora recibió una llamada telefónica desde San José de Ocoa, donde le solicitaban una cama en la unidad de cuidados intensivos, donde solo hay cinco cupos.
Asegura Pimentel que, a pesar de las precariedades, compraron otros aparatos de imágenes, como Rayos X, un sonógrafo y un arteriovenosa que tiene un ecocardiograma integrado.