Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. El servicio de la Línea 1 del Metro de Santo Domingo, en la estación de Los Taínos, fue detenido este martes, luego de que a una joven se le atascara una mano entre las puertas de un vagón.
La joven no identificada se apresuró a subir al vagón y no logró escuchar el timbre de cierre de las puertas y una de sus manos quedo atrapada pero no le produjo una lesión significativa, según declaró el portavoz de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), Leonel Carrasco.
El funcionario dijo también que las puertas están diseñadas para no causar daño al cuerpo humano por un posible caso como ese.
Describió que dos jóvenes al percatarse de la situación activaron la emergencia lo que causó que abrieran todas las puertas del vagón y se activara una fuerte alarma.
Los jóvenes fueron interrogados por el hecho que ocurrió alrededor de las 8:00 de la mañana, una de la horas más concurridas para abordar el Metro.
El servicio del Metro se restableció unos 15 minutos después del incidente.
En horas de la mañana se había reseñado que una falsa alarma activada por dos pasajeros había detenido el servicio, lo que dio lugar a que fuera evacuado con un retraso de unos 12 minutos con cientos de personas varadas.

    El servicio del Metro se detuvo porque una mano quedó atrapada entre las puertas



    SANTO DOMINGO. El servicio de la Línea 1 del Metro de Santo Domingo, en la estación de Los Taínos, fue detenido este martes, luego de que a una joven se le atascara una mano entre las puertas de un vagón.
    La joven no identificada se apresuró a subir al vagón y no logró escuchar el timbre de cierre de las puertas y una de sus manos quedo atrapada pero no le produjo una lesión significativa, según declaró el portavoz de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), Leonel Carrasco.
    El funcionario dijo también que las puertas están diseñadas para no causar daño al cuerpo humano por un posible caso como ese.
    Describió que dos jóvenes al percatarse de la situación activaron la emergencia lo que causó que abrieran todas las puertas del vagón y se activara una fuerte alarma.
    Los jóvenes fueron interrogados por el hecho que ocurrió alrededor de las 8:00 de la mañana, una de la horas más concurridas para abordar el Metro.
    El servicio del Metro se restableció unos 15 minutos después del incidente.
    En horas de la mañana se había reseñado que una falsa alarma activada por dos pasajeros había detenido el servicio, lo que dio lugar a que fuera evacuado con un retraso de unos 12 minutos con cientos de personas varadas.