Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo
(TODOEXITO.NET) Pareja de Quirinito niega fuera detenida dice que fue a la Procuraduría a entregar documentos (TODOEXITO.NET) Índice de la Actividad Manufacturera se coloca por debajo de 50 puntos (TODOEXITO.NET) Empieza mañana XII Congreso Dominicano de Historia “El Caribe en el siglo XVII” (TODOEXITO.NET) Madre recibe RD$54 mil de ayuda, pero trasplante a su bebé cuesta RD$6 millones (TODOEXITO.NET) Aumentan a 530 los fallecidos en el terremoto de Irán ( TODOEXITO.NET) Inglés detenido por muerte de dos holandeses en El Seibo sería deportado en las próximas horas (TODOEXITO.NET) Adrian Beltré: “Sé que tengo que trabajar todos los días para ser mejor que cualquiera que esté cerca de mí” (TODOEXITO.NET) Reporte del FBI: Suben crímenes de odio por segundo año consecutivo. somos Grup.Martmarg


SANTIAGO DE CHILE. Los chilenos se conmovieron hoy con la muerte del expresidente Patricio Aylwin Azócar, quien encabezó la transición a la democracia tras la dictadura de Augusto Pinochet y asentó las bases de un largo período de prosperidad económica y de avances sociales y políticos en el país.
Aylwin falleció a los 97 años en la casa donde vivió desde 1948 en el municipio santiaguino de Providencia, rodeado por sus familiares, que atribuyeron su deceso a “causas naturales”.
La familia del exmandatario (1990-1994) decidió velarlo en su hogar, según un comunicado leído por su hijo mayor, Miguel Aylwin.
El miércoles, sus restos serás trasladado hasta la sede del Congreso en Santiago, para después ser llevados a la Catedral Metropolitana y ser inhumados el viernes en el Cementerio General.
“Sabemos que él no pertenece solamente a nuestra familia, sino que a todo el país”, dijo emocionado Miguel Aylwin, acompañado por todos sus hermanos.
La familia creó además una página web que repasa la vida y trayectoria política de Patricio Aylwin, en la que los chilenos pueden publicar sus condolencias por el deceso.
El Gobierno decretó tres días de duelo nacional y un funeral de Estado por la muerte de Aylwin, que en 1973 era presidente de la Democracia Cristiana, que se oponía al gobierno de Salvador Allende y favorecía una intervención militar para superar la crisis que agitaba al país.
Pronto, sin embargo, Aylwin comenzó a participar en instancias opositoras, en el inicio de un tortuoso camino hacia la democracia que tuvo su momento culminante en octubre de 1988, cuando los chilenos rechazaron la continuidad de Pinochet en el poder en un plebiscito y un año después, cuando fue elegido presidente, cargo que asumió en marzo de 1990.
Políticos de todos los sectores y chilenos de a pie elogiaron hoy las cualidades de Aylwin y su decisiva aportación a la democracia en momentos difíciles.
“Le debemos mucho a don Patricio. Chile perdió a un hombre que supo siempre colocar la unidad por sobre las diferencias y que permitió reconstruir un país democrático”, manifestó la presidenta, Michelle Bachelet.
“Él abrió el camino para que pudiéramos retornar a una plena democracia, siempre a través del diálogo y de los acuerdos”, subrayó la mandataria, que concurrió al domicilio de Aylwin a expresar sus condolencias a la familia.
“Le pidió perdón al país como jefe de Estado (por los crímenes de la dictadura), eso fue muy reparador y no era fácil”, remarcó.
Aylwin “basó su acción en sus convicciones, buscando el entendimiento con el contrario. Su vida y testimonio son una lección para Chile”, destacó en tanto el expresidente Ricardo Lagos.
El exmandatario Sebastián Piñera afirmó que Aylwin jugó un “rol fundamental” en la recuperación de la democracia, transición que a su juicio fue “ejemplar” y que lideró con “espíritu de diálogo y encuentro”.
“Patricio Aylwin ganó mi respeto cuando pidió perdón por las violaciones a los derechos humanos en nombre del Estado”, dijo Rolando Jiménez, líder del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).
Se refería al momento, en 1991, en que con lágrimas en los ojos, Aylwin presentó el “Informe Rettig”, que certificó que unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado durante la dictadura de Pinochet (1973-1990).
Posteriormente, otra comisión encabezada por el obispo católico Sergio Valech determinó que otros 33.000 chilenos fueron torturados y encarcelados por causas políticas en ese periodo.
Todos coincidieron en destacar además la serenidad de Aylwin para conducir el país con Pinochet atrincherado en la jefatura del Ejército, desde donde amenazó que “el día que toquen a uno de mis hombres se acabó el estado de derecho” y provocó dos conatos de rebelión.
Nacido en Viña del Mar el 26 de noviembre de 1918 , Patricio Aylwin se tituló de abogado en 1944 en la Universidad de Chile, en la que fue después profesor de Derecho Administrativo.
En política, comenzó a militar en 1945 en la Falange Nacional, grupo disidente del Partido Conservador que en 1957 se transformó en el Partido Demócrata Cristiano (PDC), que presidió siete veces durante su carrera política y a la que por años representó en el Senado.
Tras dejar La Moneda, sede del Ejecutivo, Aylwin siguió activo, como presidente de la Comisión Latinoamericana y el Caribe sobre Desarrollo Social por encargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
En 2002 anunció su retiro de la vida política, aunque se mantuvo como referente de la agrupación y de la Concertación por la Democracia, la coalición que derrotó por la vía pacífica a la dictadura.

Chile conmovido por muerte Aylwin, que restauró democracia tras Pinochet



SANTIAGO DE CHILE. Los chilenos se conmovieron hoy con la muerte del expresidente Patricio Aylwin Azócar, quien encabezó la transición a la democracia tras la dictadura de Augusto Pinochet y asentó las bases de un largo período de prosperidad económica y de avances sociales y políticos en el país.
Aylwin falleció a los 97 años en la casa donde vivió desde 1948 en el municipio santiaguino de Providencia, rodeado por sus familiares, que atribuyeron su deceso a “causas naturales”.
La familia del exmandatario (1990-1994) decidió velarlo en su hogar, según un comunicado leído por su hijo mayor, Miguel Aylwin.
El miércoles, sus restos serás trasladado hasta la sede del Congreso en Santiago, para después ser llevados a la Catedral Metropolitana y ser inhumados el viernes en el Cementerio General.
“Sabemos que él no pertenece solamente a nuestra familia, sino que a todo el país”, dijo emocionado Miguel Aylwin, acompañado por todos sus hermanos.
La familia creó además una página web que repasa la vida y trayectoria política de Patricio Aylwin, en la que los chilenos pueden publicar sus condolencias por el deceso.
El Gobierno decretó tres días de duelo nacional y un funeral de Estado por la muerte de Aylwin, que en 1973 era presidente de la Democracia Cristiana, que se oponía al gobierno de Salvador Allende y favorecía una intervención militar para superar la crisis que agitaba al país.
Pronto, sin embargo, Aylwin comenzó a participar en instancias opositoras, en el inicio de un tortuoso camino hacia la democracia que tuvo su momento culminante en octubre de 1988, cuando los chilenos rechazaron la continuidad de Pinochet en el poder en un plebiscito y un año después, cuando fue elegido presidente, cargo que asumió en marzo de 1990.
Políticos de todos los sectores y chilenos de a pie elogiaron hoy las cualidades de Aylwin y su decisiva aportación a la democracia en momentos difíciles.
“Le debemos mucho a don Patricio. Chile perdió a un hombre que supo siempre colocar la unidad por sobre las diferencias y que permitió reconstruir un país democrático”, manifestó la presidenta, Michelle Bachelet.
“Él abrió el camino para que pudiéramos retornar a una plena democracia, siempre a través del diálogo y de los acuerdos”, subrayó la mandataria, que concurrió al domicilio de Aylwin a expresar sus condolencias a la familia.
“Le pidió perdón al país como jefe de Estado (por los crímenes de la dictadura), eso fue muy reparador y no era fácil”, remarcó.
Aylwin “basó su acción en sus convicciones, buscando el entendimiento con el contrario. Su vida y testimonio son una lección para Chile”, destacó en tanto el expresidente Ricardo Lagos.
El exmandatario Sebastián Piñera afirmó que Aylwin jugó un “rol fundamental” en la recuperación de la democracia, transición que a su juicio fue “ejemplar” y que lideró con “espíritu de diálogo y encuentro”.
“Patricio Aylwin ganó mi respeto cuando pidió perdón por las violaciones a los derechos humanos en nombre del Estado”, dijo Rolando Jiménez, líder del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).
Se refería al momento, en 1991, en que con lágrimas en los ojos, Aylwin presentó el “Informe Rettig”, que certificó que unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado durante la dictadura de Pinochet (1973-1990).
Posteriormente, otra comisión encabezada por el obispo católico Sergio Valech determinó que otros 33.000 chilenos fueron torturados y encarcelados por causas políticas en ese periodo.
Todos coincidieron en destacar además la serenidad de Aylwin para conducir el país con Pinochet atrincherado en la jefatura del Ejército, desde donde amenazó que “el día que toquen a uno de mis hombres se acabó el estado de derecho” y provocó dos conatos de rebelión.
Nacido en Viña del Mar el 26 de noviembre de 1918 , Patricio Aylwin se tituló de abogado en 1944 en la Universidad de Chile, en la que fue después profesor de Derecho Administrativo.
En política, comenzó a militar en 1945 en la Falange Nacional, grupo disidente del Partido Conservador que en 1957 se transformó en el Partido Demócrata Cristiano (PDC), que presidió siete veces durante su carrera política y a la que por años representó en el Senado.
Tras dejar La Moneda, sede del Ejecutivo, Aylwin siguió activo, como presidente de la Comisión Latinoamericana y el Caribe sobre Desarrollo Social por encargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
En 2002 anunció su retiro de la vida política, aunque se mantuvo como referente de la agrupación y de la Concertación por la Democracia, la coalición que derrotó por la vía pacífica a la dictadura.