SANTIAGO. Un vigilante de nacionalidad haitiana y dos perros fueron hallados muertos ayer en el interior de una agencia de vehículos de esta ciudad.
El occiso fue identificado como Lormil Aristtilde, de 41 años, quien laboraba en la empresa Autos Madera, ubicada en la avenida Salvador Estrella Sadhalá, a su paso por el sector Cerro Alto, al norte de aquí.
El cadáver del vigilante estaba amarrado de pies y manos junto a dos perros muertos, que se presume fueron envenenados.
Al lugar se presentaron médicos del Instituto Nacional de Ciencia Forenses (INACIF) para levantar el cuerpo del extranjero, sin embargo, la situación se tornó tensa luego que un grupo de haitianos trató de impedir que el cadáver de su compatriota fuera llevado a la sede de esa institución.
Ante esa situación, agentes de la Policía Nacional dispersaron la multitud a macanazos para que los médicos pudieran realizar el levantamiento del cuerpo sin vida.
Al parecer el vigilante fue asesinado para el robo de una camioneta Isuzu Dimax, del 2014, según declaró el propietario del negocio, Luis Madera.
Los ladrones, además, de sustraer el vehículo, rompieron una puerta de hierro de la oficina, de donde cargaron con algunos documentos.

Hallan vigilante muerto en agencia de vehículos de Santiago



SANTIAGO. Un vigilante de nacionalidad haitiana y dos perros fueron hallados muertos ayer en el interior de una agencia de vehículos de esta ciudad.
El occiso fue identificado como Lormil Aristtilde, de 41 años, quien laboraba en la empresa Autos Madera, ubicada en la avenida Salvador Estrella Sadhalá, a su paso por el sector Cerro Alto, al norte de aquí.
El cadáver del vigilante estaba amarrado de pies y manos junto a dos perros muertos, que se presume fueron envenenados.
Al lugar se presentaron médicos del Instituto Nacional de Ciencia Forenses (INACIF) para levantar el cuerpo del extranjero, sin embargo, la situación se tornó tensa luego que un grupo de haitianos trató de impedir que el cadáver de su compatriota fuera llevado a la sede de esa institución.
Ante esa situación, agentes de la Policía Nacional dispersaron la multitud a macanazos para que los médicos pudieran realizar el levantamiento del cuerpo sin vida.
Al parecer el vigilante fue asesinado para el robo de una camioneta Isuzu Dimax, del 2014, según declaró el propietario del negocio, Luis Madera.
Los ladrones, además, de sustraer el vehículo, rompieron una puerta de hierro de la oficina, de donde cargaron con algunos documentos.