Resultado de imagen para presidencia de la republica dominicana logo


SANTO DOMINGO. Durante las primeras horas de este Viernes Santo, los sectores humildes de la capital lucían desolados, con establecimientos cerrados y pocas personas en las calles. Asimismo, las principales avenidas de la ciudad exhiben un escaso flujo vehicular.
En un recorrido de Diario Libre por Cristo Rey, Ensanche La Fe y La Agustinita, no se observaron los tradicionales baños en piscinas improvisadas en las calles, tampoco los acostumbrados juegos de dominó ni personas tomando bebidas alcohólicas.
Solo en el sector Villa Juana se encontraron varias familias preparadas para colocar piscinas, otras las estaban llenando y varios ya disfrutaban de un baño.
Algunos residentes en Villa Juana explicaron a este medio que se quedaron en sus casas por razones económicas y para evitar accidentes.
“Esto está muy peligroso para uno salir, es mejor quedarse en la casa, tranquilo, tu sabes que hay mucha gente que se emborracha y es un problema, por eso preferimos comprar las piscinas y quedarnos tranquilos”, expresaron Walkidia Contanza y Maoli Pérez, residentes en Villa Juana.
En tanto, Cristina Rodríguez dijo que optó por quedarse en la casa porque no cuenta con recursos para trasladarse a vacacionar.
“También quise quedarme porque mi madre era muy religiosa y nos enseñó a quedarnos y reflexionar”, apuntó Rodríguez.
Muchos dijeron que prepararán habichuelas con dulce, otros manifestaron que no tienen dinero para eso.

El Viernes Santo transcurre entre piscinas y sectores desolados en la capital



SANTO DOMINGO. Durante las primeras horas de este Viernes Santo, los sectores humildes de la capital lucían desolados, con establecimientos cerrados y pocas personas en las calles. Asimismo, las principales avenidas de la ciudad exhiben un escaso flujo vehicular.
En un recorrido de Diario Libre por Cristo Rey, Ensanche La Fe y La Agustinita, no se observaron los tradicionales baños en piscinas improvisadas en las calles, tampoco los acostumbrados juegos de dominó ni personas tomando bebidas alcohólicas.
Solo en el sector Villa Juana se encontraron varias familias preparadas para colocar piscinas, otras las estaban llenando y varios ya disfrutaban de un baño.
Algunos residentes en Villa Juana explicaron a este medio que se quedaron en sus casas por razones económicas y para evitar accidentes.
“Esto está muy peligroso para uno salir, es mejor quedarse en la casa, tranquilo, tu sabes que hay mucha gente que se emborracha y es un problema, por eso preferimos comprar las piscinas y quedarnos tranquilos”, expresaron Walkidia Contanza y Maoli Pérez, residentes en Villa Juana.
En tanto, Cristina Rodríguez dijo que optó por quedarse en la casa porque no cuenta con recursos para trasladarse a vacacionar.
“También quise quedarme porque mi madre era muy religiosa y nos enseñó a quedarnos y reflexionar”, apuntó Rodríguez.
Muchos dijeron que prepararán habichuelas con dulce, otros manifestaron que no tienen dinero para eso.